Octubre de 2011. Samsung presentaba al mundo un smartphone ridículamente gigante. Recuerdo darle vuelas en la mano a aquel ladrillo pensando: “Es absurdo. Nadie va a querer un smartphone tan grande”. Aquel smartphone era el Galaxy Note, habían nacido los phablets y yo me equivocaba. Hoy quizá me vuelva a equivocar.

Hoy, Samsung ha presentado el Samsung Galaxy View. Básicamente, es una tableta Android monstruosamente grande y dotada de una peana posterior basculante con un asa. El conjunto es realmente extraño, como una especie de monumento a la bolsa de la compra diseñado por Philippe Stark. De hecho, creo que merece que acuñemos un nuevo término. No es un smartphone, ni un phablet, ni un tablet. Es una tableta-bolsa, el baglet (Bolseta en castellano).

Si Philippe Stark hiciera un homenaje a la bolsa, sería así.

Una tableta hogareña

En realidad el Galaxy View es un poco eso, una bolsa donde meter todo tu ocio digital para poder llevarlo de la cocina al salón, del salón al dormitorio, y del dormitorio al despacho.

Advertisement

Advertisement

El sagaz lector ya notará que estoy mencionando dependencias del hogar. La peana es basculante, pero no desmontable. Dudo mucho que nadie quiera sacar el Galaxy View a pasear, pero cosas más raras se han visto. Hace 4 años no creía que nadie quisiera llevar un dispositivo de 5,3 pulgadas en el bolsillo, y de hecho hoy los llevamos más grandes que eso.

La peana bascula para poder usar el tablet en horizontal. Es mucho más cómodo de lo que parece.

No, la idea del Galaxy View es que dispongamos de un dispositivo específico para hacer streaming de cualquier cosa (televisión, cines, series), acceder a Internet y consultar Twitter o una receta de cocina, o pasar un rato con cualquier juego Android.

Un nuevo nicho de mercado

Se lo que estáis pensando. Eso ya existe y se llama tableta. Sí, pero no con una pantalla tan generosa. Ni siquiera tiene sentido compararlo al iPad Pro o a otras tabletas muy grandes. También suena a portátil, pero no. Quizá se aproxima más a la idea de convertible, pero su centro de gravedad gira en una órbita muy baja alrededor del ocio. Igual que hace cuatro años, estoy tentado de desechar la idea como hice con el Galaxy Note. Sin embargo, basta ver cómo consumimos contenidos hoy para intuir que quizá el Galaxy View sea un pionero después de todo.

Samsung ha añadido una aplicación con una parrilla configurable de servicios en streaming.

Sponsored

Basta ver a los pequeños de la casa. Los niños de hoy apenas miran hacia el televisor. Su centro de ocio son las tabletas. En ellas ven vídeos de Peppa Pig o unboxing de huevos Kinder en YouTube (Sí, eso existe), y juegan a videojuegos para iOS o Android.

Los altavoces, ubicados cerca de la bisagra. Suenan muy bien.

Advertisement

Samsung no es la primera que trata de hacer esta jugada. Sony ya lo intentó en 2013 de la mano del VAIO Tap 20. Aquél era un todo en uno táctil con Windows 8. La diferencia es que el Galaxy View es más conveniente y fácil de usar (y mucho más barato. Sony pedía 1.000 euros por el Tap 20).

Especificaciones del Galaxy View

  • Pantalla: 18,4 pulgadas a 1920 x 1080 píxeles
  • CPU: Exynos Octa Core a 1,6GHz
  • Memoria: 2GB de RAM
  • Almacenamiento: 32GB
  • Micro SD: Sí, hasta 128GB
  • Cámara: Frontal 2,1 MP y grabación de vídeo FullHD
  • Batería: No extraible 5.700 mAh
  • Sistema operativo: Android 5.1.1 Lollipop con la última versión de TouchWiz.
  • Dimensiones: 451,8 x 275,8 x 11,9 mm (sin contar la curva de la peana)

La ranura para tarjetas MicroSD, en la parte trasera inferior.

Algunas consideraciones

  • El sonido sale de dos altavoces traseros grandes y sorprendentemente potentes.
  • Según el fabricante, la batería dura 8 horas en reproducción de vídeo. Se carga completamente en alrededor de hora y media.
  • No tiene conexión 3G (no tiene mucho sentido que la tenga), pero tampoco soporta Miracast o sistemas de emisión de vídeo a televisores. Esta pensado para reproducir, no para transmitir.
  • Sus puertos son: carga, MicroUSB y jack de 3,5mm para auriculares.

Sí, el Galaxy View se carga mediante un puerto propietario.

En definitiva...

El Samsung Galaxy View está ya disponible a un precio de 599 dólares o 649 euros. Es un precio relativamente caro si lo comparamos con los de algunos smartphones o tabletas que presumen de más potencia y mejor resolución, pero es que se trata de una categoría de producto completamente diferente.

Advertisement

Si tuviéramos que situarlo en algún grupo, sería en el de los televisores. ¿Te parece llamativa la idea de un televisor personal para poder ver el fútbol mientras tu pareja ve otra cosa en el televisor de casa? ¿Crees que disponer de una pantalla portátil y conectada es lo que tu hogar necesita? Si muchos respondéis que sí a estas preguntas es posible que el Galaxy View se convierta en el primero de una nueva categoría de producto y yo no me equivoque esta vez. Quizá dentro de cuatro años estemos haciendo comparativas de baglets.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)