Hay días en las que imagino el futuro de BlackBerry como un pasillo lleno de puertas. Un pasillo bien largo. Si el tiempo fuese una medida de longitud, un pasillo de dos años de duración. De algunas de esas puertas cuelgan letreros, dicen, con una elegante tipografía: "Resurrección". Y por algún motivo, después, veo a BlackBerry ignorar todas esas puertas y abrir una que está al final que dice: "Hemos venido a jugar".

Esta mañana, mientras sostenía la BlackBerry Passport en mis manos volvía a acordarme del pasillo. Y mientras contemplaba el dispositivo, sus proporciones, su teclado, sólo conseguía formular una pregunta en mi cabeza: "¿Por qué?"

¿Por qué, BlackBerry?

¿Por qué intentar algo así? ¿Por qué coger el camino de la locura cuando todas las voces aconsejaban seguir la senda de la razón? Y lo digo con todos los respetos desde la más profunda de las ingenuidades, pero ¿En qué momento "eso" pareció una buena idea?

Advertisement

Lo irónico, sin embargo, es que la BlackBerry Passport no es un producto malo, simplemente es un producto absurdo. Hay detalles, como el hecho de que el teclado además de físico sea táctil capacitivo para poder seguir usando el sistema predictivo de BlackBerry 10, que me resultan interesantes y hasta brillantes.

Por ejemplo, podemos hacer scroll en una web si deslizamos el dedo por el teclado, o podemos utilizarlo como trackpad improvisado para movernos rápidamente por un email y corregir alguna errata. Son pequeños detalles que no salvan al dispositivo pero sí que demuestran que BlackBerry ha hecho algo más que plantearse hacer un móvil cuadrado.

El teclado, por cierto, lleva la marcas de identidad de todo teclado BlackBerry pero se me ha hecho particularmente incómodo. La sensación es que es demasiado estrecho y demasiado apaisado, no puedo llegar a las teclas centrales cómodamente utilizando los pulgares. Sin ser un mal teclado, ni mucho menos, va a seguir siendo un motivo de peso para todos los que siguen comprando BlackBerries por culpa del mismo pero no es, tampoco, tan cómodo como un teclado estándar de BlackBerry.

Advertisement

El resto del teléfono, al menos en la parte de hardware que es la que he podido examinar con más profundidad, no se salva por ningún lado. La sensación en la mano es de estar ante algo aparatoso y mal proporcionado, el grosor me recuerda a los Android de hace 2 o 3 años, alcanzar las teclas de volumen requiere un esfuerzo extra y es relativamente fácil tapar la cámara mientras la sujetamos con la mano.

¿Y los fans?

Después de pensar en el infame pasillo he pensado en que a lo mejor, con cierta soberbia, había pasado por alto algo que para BlackBerry como compañía es más obvio. Así que me he puesto a pensar en los fanáticos de la marca, a nivel consumo primero y a nivel empresarial después.

A nivel consumo, si alguien está buscando comprar la Passport por el teclado y por la familiaridad con el ecosistema BlackBerry, todo eso sigue ahí, presente. BlackBerry Messenger funciona impecable, el centro de notificaciones, a nivel productividad, me sigue pareciendo el mejor ahí fuera y el teclado, con los detalles que ya he mencionado, es bueno.

A nivel corporativo/empresarial, más de lo mismo, las opciones que tienen BES todavía siguen sin rival por parte de Android y de iOS en muchos aspectos y la posibilidad de tener dos escritorios según ámbito (personal/trabajo) es un añadido interesante. Existen en algunos terminales de Android, como Samsung, pero aquí está mejor implementado. Sin embargo las ventajas se acaban ahí y, siendo honestos, tanto iOS como Android han avanzado tanto en materia empresarial durante los últimos años que los casos en los que aconsejaría en una empresa decantarse por BlackBerry en lugar de iOS o Android comienzan a ser cada vez más anecdóticos.

Hay mucho por hacer

BlackBerry ya ha dejado claro que el sector consumo se queda a un lado y va a enfocarse en el corporativo. Y la cuestión es que hay tanto, tanto por hacer ahí. Probablemente la Passport sea en un par de décadas un buen objeto de coleccionismo, pero, por el momento no parece que vaya a hacer ningún favor a nadie.

Advertisement

Dicho eso, creo que si hay alguien capaz de hacer un teléfono de nicho perfectamente enfocado a las necesidades corporativas, la productividad y a las exigencias del entorno empresarial, esa es BlackBerry. Sí, todavía. Sólo tienen que abrir la puerta acertada.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)