Apple lo ha ha hecho, por fin. Ha eliminado el puerto de auriculares del iPhone 7. En su lugar, puedes utilizar auriculares que se conectan al conector Lightning. En realidad, Apple piensa que el futuro son los auriculares inalámbricos. Los AirPods son su visión con respecto a ese futuro.

Los AirPods son “verdaderamente inalámbricos” en ese sentido en el que hemos fantaseado durante años. Es un concepto interesante que hasta ahora nadie ha conseguido del todo bien. Yo lo he probado con varios niveles de insatisfacción, así que imagina mi sorpresa cuando, después de una breve demo, comprobé que después de todo los AirPods no son un completo desastre.

Advertisement

Visualmente, los AirPods son como si a un par de EarPods tradicionales les arrancases el cable. Siendo sincera, el diseño recuerda que es solo una primera generación. Les falta el pulido al que estamos acostumbrados por parte de Apple. Supongo que veremos como su apariencia se refina en los próximos años.

imagen: Christina Warren/Gizmodo

Los AirPods tienen un chip especial llamado W1 en su interior. Este chip (junto al software de Apple) les ayuda a emparejarse rápidamente con tu teléfono, saltándose las irritantes irregularidades que a menudo presenta la conexión Bluetooth. Simplemente abre la carcasa que los acompaña (que hace además las veces de cargador) y los AirPods se emparejan automáticamente con el teléfono.

Sponsored

Hasta donde yo he podido comprobar, todo esto ocurre vía Bluetooth. El representante de Apple encargado de la demo me dijo que había un tipo de “salsa especial” en la mezcla que mejoraba el proceso de emparejamiento por Bluetooth pero la tecnología mediante la cual todo el proceso es posible no es nueva. Puede resultar motivo de preocupación porque aunque la fidelidad y confiabilidad del protocolo han mejorado mucho en los últimos años, todavía no es el tipo de tecnología impecable que muchos desean.

Con todo, el proceso de emparejamiento funcionó de manera impecable, incluso en una habitación donde había cientos de miembros de la prensa y sabe Dios cuántos dispositivos emitiendo todo tipo de señales. Tan pronto como abrí la carcasa cerca de un iPhone, los AirPods comenzaron el proceso de emparejamiento de manera casi instantánea. Simple.

Imagen: Christina Warren/Gizmodo

La elegancia no acaba con el emparejamiento. Haciendo gala de una función realmente inteligente, si comienzas a reproducir música en tu teléfono y no tienes los AirPods en las orejas, la música no comenzará a sonar. De hecho, solo comenzará a sonar cuando los pequeños sensores en los auriculares detecten que los AirPods reposan en tu canal auditivo. Y si te sacas el AirPod de la oreja, la música se parará inmediatamente.

Por supuesto, todo esto te acerca peligrosamente a convertirte en una especie de dron con un auricular pegado en la oreja. Tocar dos veces un AirPod activa Siri. Una vez ahí, puedes controlar la reproducción, el volumen y realizar las preguntas que desees a Siri utilizando los micrófonos incorporados en cada AirPod.

Desearía que hubiese algún tipo de control mediante gestos para realizar tareas básicas como saltar la canción o pasar porque son funciones que realizo con mis auriculares tradiciones todo el rato. Hablar está bien, pero a menudo quieres el tipo de respuesta inmediata que solo llega con el contacto físico en sí. Además, quedas como un rarito si estás en público porque parece que le estás gritando órdenes a tus amigos imaginarios.

Los AirPods no cancelan todo el ruido a tu alrededor, pero en mi breve experiencia en medio de un recinto bullicioso, hicieron un gran trabajo bloqueando el sonido. De igual forma, el micrófono está configurado para que cuando hables filtre el sonido de tu alrededor y solo escuchará tu voz. No tuve problemas para hablar con Siri, incluso en medio de una multitud.

En cuanto a la calidad de sonido, no pude evitar sentirme impresionada por lo claro y alto que se sentía el sonido de los AirPods. Al escuchar una canción de Sia las notas eran claras y los altos del audio se entendían muy bien. La canción que estaba escuchando no tenía muchos bajos, pero aún así su calidad era bastante decente.

Déjenme explicarlo de esta forma: los AirPods suenan mucho mejor que los EarPods con cable. Y sí, sé que eso no supone gran cosa, pero vale la pena mencionarlo porque como te habrás percatado ya el diseño es bastante similar en ambos auriculares.

Imagen: Christina Warren/Gizmodo

En cuanto a como son una vez los llevas puestos, los AirPods se sienten igual que los EarPods. Mi amigo (y modelo de orejas) Dan dijo que le parecían un poco más cómodos, pero personalmente no pude notar la diferencia. Los EarPods se sienten bien en algunos oídos, pero en otros no. En mi caso se ajustan bastante bien a mis oídos, pero si eres de los que no disfrutan de la sensación de estos auriculares, los AirPods no son para ti.

Durante los últimos años he probado un sinfín de auriculares inalámbricos y la mayoría se sienten muy mal, como tapones que entran con fuerza en tus oídos. Eso se traduce en que no son absolutamente nada cómodos. En el caso de los AirPods, lo peor que se puede decir para describirlos es que se sienten como EarPods, supongo que eso en cierto modo es un paso en la dirección correcta.

Mientras estaban en mis oídos los AirPods se sintieron fijos y seguros, algo muy importante cuando hablamos de auriculares inalámbricos. Dicho esto, no sería capaz de irme a correr usándolos.

Imagen: Christina Warren/Gizmodo

La batería de los AirPods se supone que durará unas cinco horas, normal en esta clase de auriculares. Su caja también funciona como batería cargador y ofrece unas 24 horas de autonomía adicionales que puedes usar para recargar los AirPods. Apple asegura que si metes los auriculares en la cajita por unos 15 minutos para recargar la batería obtendrás unas 3 horas de autonomía para escuchar tu música.

Aunque no me gusta el diseño de los AirPods, sí que me gusta lo rápido que se sincronizan con tu iPhone. Y por 160 dólares este es uno de los pocos productos que no se siente sumamente caro o con sobreprecio. Necesito más tiempo con ellos para probar la calidad de audio al detalle, pero mis primeras impresiones no han sido malas.

Realizaremos un análisis detallado cuando los AirPods salgan a la venta a finales del mes de octubre.