La idea de los traductores instantáneos, de hablar y que un aparatito traduzca a otro idioma (y en tiempo real) lo que estás diciendo, suena casi a ciencia-ficción. Es algo que las compañías de software llevan intentando desde hace años y ahora Skype se atreve con ello. Y lo hace con Skype Translator.

Skype Translator es un nuevo programa que traduce texto y voz sobre la marcha. Está muy lejos de ser perfecto, de hecho acaba siendo frustrante, pero desde luego te sorprenderá. Se encuentra ahora mismo en beta por invitación. Sin un email mágico de Microsoft que te invite a probarlo, no hay forma. Una vez lo tienes, la instalación es relativamente sencilla. Solo relativamente.

Tendrás que utilizar una cuenta de Microsoft (o crearte una si no tienes) para darte de alta en Skype Translator. Si hasta ahora utilizabas Skype con otra cuenta diferente a la de Microsoft, tendrás que asociarlo todo a la misma, de lo contrario no funcionará.

Advertisement

Solucionados los molestos flecos iniciales, Skype Translator se descarga como aplicación directamente del Windows Store. Funciona con Windows 8.1 o un smartphone con Windows Phone. De momento no está 100% integrada con el programa de Skype principal (en teoría lo harán en algún punto), por lo que funcionan por separado. Al abrirla te encuentras con tus contactos importados de Skype, seleccionas la persona con la que quieres hablar y verás lo siguiente:

Usándolo

Justo debajo del nombre del contacto, en la columna de la izquierda, aparece un interruptor para activar o desactivar el sistema de traducción automático. Al activarlo, te pedirá indicar el idioma en el que habla y escribe la otra persona. En nuestra prueba, Darren Orf, editor de Gizmodo US, hablaba inglés y yo castellano. Dicho y hecho. Lo activas y, de repente, todo el texto que escribas en castellano le aparecerá a la otra persona traducido al momento al inglés, y viceversa, lo que el otro escriba en inglés, tú lo verás a la vez en castellano. Magia.

La exactitud de la traducción es bastante decente. Todo lo buena que puede ser en un traductor automático de este tipo. Es posible seguir el hilo de la conversación leyendo solo las traducciones, pero en algún punto llega el error. Sobre todo si se utilizan expresiones coloquiales.

Advertisement

¿Un ejemplo? En nuestra conversación Darren escribió " but I think I have a handle on this guy", para decir que al fin empezaba a entender bien cómo funcionaba el sistema. ¿Traducción automática? (debajo): "Pero creo que tengo un mango de este tipo". Errrr... Imagina diciéndole esto a un desconocido o desconocida que no habla bien inglés.

Pese a los fallos, la verdad es que la traducción instantánea de texto es bastante precisa. ¿Qué hay de las llamadas de vídeo? La cosa se complica.

Skype Translator permite tener una llamada de vídeo con traducción instantánea de lo que cada uno va diciendo. Para un mejor resultado, es aconsejable utilizar auriculares con micrófono dedicado o, al menos, integrado, aunque en nuestras pruebas sin auriculares (utilizando directamente el micro del ordenador) la experiencia fue similar.

El proceso es sencillo: hablas en castellano, el sistema reconoce y transcribe en tiempo real tus palabras en la columna de la derecha y traduce todo automáticamente debajo. Puedes activar también el reconocimiento de audio, para que una voz te lea en alto directamente en castellano lo que la otra persona está diciendo en inglés, y viceversa. Suena muy futurista. ¿Funciona? A medias.

Lost in translation

Lo primero: hay que hablar muy despacio y muy claro para que el reconocimiento de voz funcione con una precisión de un 80-90%. Nada de soltar grandes parrafadas, o el sistema se volverá loco. Luego hay que tener cuidado también de no pisarse, de no no hablar uno por encima del otro porque entre el sonido, los textos, los solapes y el retardo de la conexión, la llamada puede acabar en un auténtico caos. Divertido, pero un caos.

Advertisement

Con todo activado, vídeo y traducción de voz y texto en tiempo real, se hace bastante complicado lograr una conversación fluida y coherente. La lectura en voz alta acaba siendo una distracción, estarás siempre pendiente de leer el texto. Es como si realmente no te fiaras de la voz y necesitaras leer para estar seguro de lo que cuenta la otra persona. Además, en cuanto se acelera un poco la velocidad de la conversación, baja muchísimo la precisión de las traducciones y sí, acabas en ese momento de lost in translation y vuelta a empezar. Puedes ver debajo un par de ejemplos de las traducciones.

Un asistente más que un traductor

Como primer intento, Skype Translator desde luego es lo mejor que ha salido de Skype en mucho tiempo. Es ambicioso y (casi) funciona. La parte inicial de traducción de texto es realmente precisa, pero la cosa se complica en las llamadas con voz y vídeo (eso sin olvidar el número constante de veces que la llamada se corta de repente. Cosas de la versión en beta).

Advertisement

La mayor cuestión, sin embargo, es la utilidad real de Skype Translator. Ahora mismo está en beta y es normal que necesite mejorar. De eso se trata. Pero tendrá que mejorar mucho, mucho para ser un programa útil de verdad para usuarios con un dominio muy bajo del otro idioma. Sin una mínima base que complemente las traducciones que vas leyendo, te pierdes a los cinco minutos.

Tal vez la mayor aplicación esté en el aprendizaje de idiomas, y puede ser bestial. Hablar por Skype con tu profesor o profesora habitual con la ayuda de traducciones simultáneas. Las posibilidades son enormes. Pero falta un poco para eso. De momento a Skype y Microsoft les toca pulir mucho el producto para evitar que nos acabemos sintiendo un poco como Bill Murray abandonado a su suerte en Japón.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)