Foto: Thomas Morris / Shutterstock

Aunque en muchos países su consumo ya está regulado y legalizado, lo cierto es que la marihuana sigue estando en una zona gris en lo que se refiere a sus efectos. Para solucionarlo, un comité de expertos se ha reunido muy en serio para discutir la necesidad de crear una unidad de medida que permita dosificar el consumo de marihuana.

Las bebidas espirituosas, por ejemplo, se regulan indicando el porcentaje de alcohol en disolución que lleva cada una (lo que se conoce popularmente como graduación). Además, existe una dosis de medida oficial que, en el caso de Estados Unidos, equivale equivale a 14 miligramos de alcohol puro, sea cual sea su porcentaje de disolución.

Establecer una dosis similar para la marihuana es una tarea más complicada de lo que parece. Lo lógico sería crear una regulación que obligue a especificar la cantidad de compuesto psicoactivo, una sustancia llamada tetrahidrocannabinol o THC, que tiene cada preparado basado en el cannabis. En general, se considera que una dosis normal para uso terapéutico o recreativo (lo que popularmente se conoce como porro, para entendernos) tiene alrededor de 10 miligramos de THC. Sin embargo, esta cantidad depende mucho de cómo se administre la droga. No es lo mismo fumarla que inhalarla mediante un vapeador o ingerirla.

Advertisement

Para complicar aún más la cuestión, el porcentaje de THC varía mucho de una variedad a otra. En los años 60, la mayor parte de plantas tenían un 4% de tetrahidrocannabinol. El cultivo selectivo de marihuana ha hecho que algunas variedades de la planta exhiban concentraciones brutales de THC (hasta el 30%). Algunas regulaciones locales en Estados Unidos han establecido un límite máximo de 100 miligramos de THC en dosis individuales después de varios accidentes relacionados con el consumo excesivo de marihuana por vía oral.

El debate en torno a la idea de crear una unidad de medida para la potencia de la marihuana es más una cuestión de ofrecer a los consumidores herramientas con las que dosificar mejor su consumo que de regular la industria que la produce. De momento no han llegado a ningún consenso sobre cuál debe ser esta unidad ni sobre su nombre. Personalmente me gusta bastante el nombre de “porronio” como unidad de medida para uso lúdico y la adopción de 9.000 como cifra máxima para el consumo responsable, pero es solo una idea. [Cannabis Summit vía Motherboard]

¡It’s over 9000! Ilustración: lieracc.deviantart.com

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.