Empezar unos juegos olímpicos con fuegos artificiales ya está muy visto. Si la propuesta de una compañía japonesa llamada Star-ALE tiene éxito, la próxima cita olímpica de 2020 comenzará con algo bastante más singular: una lluvia de meteoritos artificial que será visible desde todo el área metropolitana de Tokio.

La propuesta parece una locura, pero ya está pasando las correspondientes pruebas en la Agencia Espacial Japonesa (JAXA) y parece que es factible. Eso sí, es un truco bastante más costoso que los proyectiles de pólvora convencionales porque implica, para empezar, poner un satélite en órbita.

El plan de Star-ALE es cargar ese micro satélite con entre 500 y 1.000 cápsulas rellenas de diferentes sustancias ampliamente utilizadas en pirotecnia. La idea es liberar esas cápsulas sobre la atmósfera y estas, al arder, generarán una lluvia de estrellas de diferentes tonalidades. Huelga decir que los meteoritos son completamente inocuos. Su tamaño hará que se consumen completamente durante la entrada en la atmósfera.

Túnel de viento de la JAXA sonde se han llevado a cabo las pruebas. Foto: Star-ALE

Star-ALE ya ha probado con éxito estas cápsulas en un túnel de viento que simula las condiciones de entrada en la atmósfera terrestre. Fabricar cada cápsula cuesta alrededor de 8.100 dólares y la compañía comenzará ñas pruebas en órbita en 2017. Si todo funciona según lo previsto, la lluvia de meteoritos será visible desde un área de 100 kilómetros alrededor del estadio olímpico. [Star-ALE vía Quartz]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.