Aún hay muchos propietarios de perro que se niegan a recoger los excrementos de su amigo canino para mantener limpia la ciudad. En Londres han propuesto una solución muy particular para luchar contra los ciudadanos menos cívicos: crear una base de ADN canino en la que es obligatorio registrar a los animales.

El municipio de Barking and Dagenham, que forma parte de la periferia londinense, ha decidido poner en marcha un programa piloto en el que requerirá a sus ciudadanos que entreguen una muestra de ADN de sus perros a sus veterinarios. Las muestras (un simple algodoncito empapado con la saliva del animal) permitirá crear una base de datos con el ADN de los perros.

Advertisement

La idea es utilizar esa base para comparar el ADN con el de los excrementos caninos que la policía encuentre ensuciando la calle. Si el ADN coincide, la multa para el propietario es automática. Según la BBC, la sanción será de 80 libras (unos 120 dólares).

Para crear la base de datos y poner en marcha el programa, el ayuntamiento de Barking and Dagenham ha contratado los servicios de un laboratorio veterinario estadounidense llamado BioPet, especializado precisamente en ese tipo de pruebas a nivel genético.

Aún es pronto para saber si la iniciativa tendrá éxito o llegará a extenderse a otros barrios de Londres, pero por muy surrealista que parezca, no es la primera vez que surge. En Estados Unidos ya existen compañías privadas dedicadas a la investigación de ADN canino. Sus clientes suelen ser personas molestas con los “regalitos” que dejan los perros de otros vecinos en sus propiedades. En ciudades como Seattle o Houston ya es relativamente normal que se recurran a este tipo de servicios, y es cuestión de tiempo que en algún lugar lo conviertan en una práctica oficial. Londres podría ser esa ciudad pionera. [BBC vía CityLab]

Foto: Tatiana Katsai / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)