Fotos: Alex Cranz / Gizmodo

Hay un momento en Infamous: First Light en el que la protagonista, convertida en luz, trepa por una pared en total oscuridad. Ese es el momento en el que pude apreciar el hype alrededor de la PS4 Pro en toda su plenitud.

El personaje es una nube de partículas luminosas. Gracias al HDR, pude darme cuenta de ello y ver cada partícula luminosa y el suave brillo que proyecta cada una sobre la pared de ladrillo rojo. Normalmente es un simplemente una nube bulbosa de luz, pero el alto rango dinámico proporciona detalles justo en los momentos de extrema luminosidad o extrema oscuridad. Estoy viendo el siguiente paso en el mundo de los videojuegos, y es extraordinario.

Infamous: First Light es solo uno de los primeros juegos que saca provecho a lo que la PS4 Pro puede hacer. La nueva consola de Sony tiene un interior mucho más potente que el de la PS4 original, y los desarrolladores pueden aprovechar esa potencia como si fuera la de un PC para videojuegos con una buena tarjeta gráfica.

Advertisement

Advertisement

Significa que los juegos de PlayStation nunca han lucido más bonitos, pero al mismo tiempo introduce un factor de fragmentación que las consolas nunca habían tenido antes. Dependiendo de qué dispositivo uses, la PS4 Pro o la PS4 tradicional, los juegos tendrán un aspecto muy diferente.

No es la primera consola en ofrecer una actualización menor que fragmenta un poco más el mercado de consolas. En agosto, Microsoft lanzó la Xbox One S. Al igual que la PS4 Pro, la One S es un dispositivo lanzado a medio camino de la vida de la consola para aprovechar las ventajas del 4K. Además de los juegos 4K con HDR, la Xbox One S incluye un reproductor de Blu-Ray UHD. La PS4 confía solo en que los jugadores quieran mejores gráficos.

La PS4 Pro es más grande y ruidosa que la PS4 o que la Xbox One S.

Por otra parte, las mejoras son sustanciales, pero solo si tu televisor o pantalla está preparado para ellas. En eso, el escalado a 4K no es la gran diferencia. Ese honor se lo lleva el HDR. La PS4 Pro es capaz de mostrar una gama de color expandida. Eso significa que estás más cerca de percibir los rojos, los azules o los verdes como lo harías en el mundo real en lugar de como lo harías en la versión reducida de un televisor.

Sponsored

Si tu televisor soporta esta visualización (busca algo como Wider Color Gamut entre la palabrería de marketing) la diferencia es tan grande que la notarás nada más encender la PS4 Pro.

The Last of us es un ejemplo particularmente bueno de lo que la PS4 Pro puede hacer, y donde las mejoras no son tan llamativas. En el mundo post-apocalíptico del juego, la hiedra ha tomado las ciudades. Toda esa vegetación luce mucho más exuberante y verde en la PS4 Pro comparada con la PS4. La nueva consola muestra unas plantas mucho más parecidas a las que vemos en el mundo real, con una gama de verdes que muchas consolas no son capaces de reproducir. Sin embargo, el HDR es algo que solo vas a ser capaz de notar en la pantalla de título.

Aunque estas fotos comprimidas en JPG no le hacen justicia, el HDR es muy llamativo en The Last of us en detalles como la cortina o el cielo.

Eso es un problema que afecta a muchos de los juegos anteriores a la PS4 Pro. Aunque muchos de ellos han recibido parches para aprovechar la potencia de la nueva consola, otros simplemente no estaban diseñados con la PS4 y sus capacidades de reproducir color en mente. Los pocos juegos que aprovechan esta funcionalidad, lo hacen de manera muy sutil.

Advertisement

Advertisement

En The Last of us puedes ver los bordados de una cortina cuando el sol pasa por ellos, o apreciar mejor el reflejo de una ventana en Ratchet & Clank. El HDR es mucho más visible en Infamous: First Light, pero porque el juego hace un uso muy particular de la luz que no era apreciable en PS4.

Los detalles con poca luz con mucho más cercanos a lo que veríamos en la realidad. Mejores colores y definición.

Desgraciadamente, la mayor parte de los juegos parcheados para PS4 Pro no tienen en cuenta el HDR. Las mejoras son incluso más sutiles. Algunos juegos simplemente se renderizan en 4K nativo, mientras que otros aprovechan la nueva plataforma gráfica para añadir sombras y texturas aquí y allá.

La clave es que el juego necesita ser actualizado para disfrutar de todo eso y algunos juegos como The Witcher 3 simplemente se verán algo más nítidos y correrán con más suavidad. Es el tipo de mejoras que solo notarán los jugadores que ajustan sus tarjetas gráficas de manera regular.

Advertisement

Ese es precisamente el tipo de cosa que odio cuando juego a consolas. La belleza de las consolas radica en su simplicidad. La conectas, inicias el juego y tu experiencia es la misma que la de tus amigos. No importa qué televisor tengas o dónde hayas comprado el dispositivo. Todas las consolas de la misma marca y generación eran iguales... hasta ahora. Ni siquiera la Xbox One S marca tanto la diferencia respecto a la One. En juegos como Gears of War 4 hay que buscar las diferencias.

Los botones de Eject y Power ya no están juntos e indistinguibles sin ayuda de un microscopio.

Pero en PS4 Pro los cambios están ahí. No solo los ves, sino que es complicado apreciarlos en fotos. Hay que verlos de primera mano. Tanto la PS4 Pro como la Xbox One S soportan 4K, HDR y Wider Color Gamut, y para disfrutarlos como es debido necesitas un televisor compatible y conectar la consola a un HDMI con HDCP 2.2, cosa que los televisores nunca especifican. Probablemente tengas que acudir a un foro técnico para comprobar si tu televisor es compatible (y en qué puerto lo es).

Todo eso es complicado, pero tengo que admitir que cuando la PS4 Pro se conecta en el puerto correcto de un televisor compatible, la experiencia es maravillosa. Es, de hecho, una experiencia que se acerca mucho a lo que ofrecen los PC más caros para jugar. Una PS4 Pro 4K cuesta 400 dólares. Una tarjeta gráfica capaz de sacar imágenes 4K a 30fps o más (como la Nvidia 1070) ya cuesta 400 dólares de entrada, y eso sin contar el resto del equipo.

Advertisement

Advertisement

Si realmente quieres sacar provecho a tu televisor de última generación y quieres los mejores gráficos que una consola puede ofrecer, la PS4 Pro es la mejor experiencia ahora mismo siempre y cuando que el juego lo soporte. Si no se dan las circunstancias anteriores, ahórrate el dinero y opta por una PS4 Slim.

Léeme

  • La PS4 Pro soporta UHD, que significa resolución 4K, Wider Color Gamut y HDR. Es genial siempre y cuando tu televisor sea compatible.
  • Las mejoras no son universales. Solo algunos juegos se han parcheado para soportar los cambios y lo hacen de diferente manera.
  • En los juegos que no han recibido parche, las ventajas son más difíciles de apreciar.
  • Las mejoras de la PS4 Pro no funcionan en un visor PlayStation VR.
  • Los botones Power y Eject son ahora visibles. Buscarlos es ya cosa del pasado.
  • Es más silenciosa que la PS3, pero un poco más ruidosa que la PS4 estándar, particularmente cuando reproduce un disco.