La impresión en 3D de tejidos orgánicos tiene múltiples aplicaciones en el campo de la medicina. La última de estas aplicaciones corre a cargo de L’Oreal, y no va destinada a salvar vidas humanas, sino a evitar el uso de animales en pruebas farmacéuticas. Su objetivo es imprimir la suficiente piel humana como para utilizarla en todas las pruebas de cosmetología.

La multinacional francesa de productos cosméticos lleva desde la década de los 80 cultivando piel para uso interno en una planta en Lyon, Francia. Las muestras tienen aproximadamente medio centímetro cuadrado, y se cultivan en nueve variedades de piel que cubren los principales grupos étnicos. Los donantes son diferentes pacientes de clínicas de cirugía estética.

Advertisement

Aunque L’Oreal no ofrece cifras oficiales, en Bloomberg calculan que cada año salen de la planta unos cinco metros cuadrados de piel repartidos en 100.000 muestras. La mitad van a los laboratorios de la propia L’Oreal, mientras que la otra mitad se vende a otras compañías farmacéuticas.

¿Donde encaja la impresión 3D en todo esto? La respuesta es en dotar de más rapidez y eficacia al cultivo de piel para poder hacerlo a gran escala. La compañía responsable de afinar el proceso es Organovo, una startup con experiencia en la impresión de tejidos orgánicos que ya trabaja con centros médicos en el desarrollo de tejido renal y hepático. [Organovo vía Bloomberg]

Imagen: L’Oreal

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)