Durante su estancia en Hong Kong, el ex-funcionario de la CIA responsable de airear el caso PRISM, Edward Snowden, pidió a los abogados con los que se reunía que dejaran sus móviles en la nevera. La razón de tan extraño comportamiento era intentar usar el electrodoméstico como un sistema anti escuchas, pero ¿Realmente funciona?

Una jaula de Faraday es el nombre de un efecto electromagnético por el que un contenedor, generalmente de metal, es capaz de repeler cargas electromagnéticas provenientes del exterior. Si está adecuadamente construida, una jaula de Faraday como el traje de tela metálica de la imagen puede incluso, en teoría, repeler potentes descargas eléctricas.

Advertisement

En el caso de Snowden, un frigorífico puede funcionar como jaula de Faraday y bloquear señales electromagnéticas provenientes del exterior para evitar así que alguno de los móviles de sus abogados estuviera intervenido. La condición para ello es que la nevera debe tener paredes de metal con un diseño que envuelva bien el interior. No todos los frigoríficos sirven para este propósito, tal y como demuestra Michael Colombo en el vídeo que os ofrecemos al final.

Una coctelera metálica, por ejemplo, hubiera sido una jaula de Faraday más efectiva que la nevera. Snowden probablemente eligió el electrodoméstico porque también ofrece cierto aislamiento del sonido exterior (o porque no tenía una coctelera adecuada). Por si os lo estabais preguntando, quitarles las baterías a los móviles no es tan seguro. En algunos modelos simplemente no se puede y, aunque se extraiga, eso no descarta que haya sistemas de alimentación adicionales. [BoingBoing vía The New York Times]

Foto: AP Images