El nuevo dron plegable de DJI, el Mavic Pro, es uno de los mejores hasta la fecha. El anuncio llega solo una semana después del de GoPro Karma, otro dron plegable, se anunciase. ¿Cómo se comparan entre ellos? De nuevo, depende de quién esté a los mandos del aparato y en qué condiciones.

A nivel básico, el DJI Mavic Pro parece haber superado al Karma en varias categorías. Tiene una velocidad punta superior (64 km/h frente a 56 km/h), mayor duración de la batería (27 minutos frente a 20), y puede ser utilizado con cualquier teléfono o tableta que poseas. El Mavic Pro es también lo suficientemente pequeño como para guardarse (a lo bruto) en el bolsillo trasero de un pantalón. El Karma, por el contrario, requiere una mochila (o similar) para ser transportado.

La primera diferencia que notarás entre ambos drones son los mandos. El Karma se envía con un mando controlador incorporado que además tiene pantalla y que se acopla elegantemente en la mochila que viene con el dron. El Mavic Pro tiene un mando opcional, lo que implica que puedes controlar todo el invento desde tu teléfono o tablet. El mando que vende DJI por separado ($250) se puede emparejar con cualquier teléfono si quieres ver una previsualización en vídeo en directo mientras está volando.

Advertisement

Advertisement

Más allá, el Mavic Pro viene con cinco cámaras que conforman un sistema de detección de obstáculos similar al que vimos en el Phantom 4. Karma no tiene ninguno aunque, como pudimos ver en nuestro análisis, los del DJI no funcionan en todos los escenarios.

El sistema de cámaras de DJI también activa algunas funciones muy espectaculares como el control por gestos. Por ejemplo, mover tus manos en forma de cuadrado activa la cámara del dron y toma una foto. Es un truco interesante que queda muy bien cuando te lo hacen en una demo, pero del que tengo mis dudas sobre si resultará igual de práctico en la vida real. El Mavic Pro también viene con modos de seguimiento. El dron puede seguirte de frente, seguirte por detrás o girar en torno a ti en círculos según andas. Las posibilidades de vuelto inteligente se proporcionan gracias al sensor y a la cámara. Todavía no está claro si Karma ofrecerá esa función, pero de momento parece que no.

Un aspecto que podría marcar la diferencia entre estos dos drones plegables es la calidad de sus cámaras. El DJI Mavic Pro se vende con un cámara que graba en 4K, pero está unida físicamente al drone, lo que impide usarla para cualquier otra cosa. La cámara de GoPro está pensada para combatir ese tipo de inconveniencias. Puede equiparse con una nueva GoPro Hero 5 Black, la Hero 5 Session, Hero 4 y la Hero 3. Si ya tienes una de estas cámaras, Karma es una opción ideal para comenzar con los drones, pero si necesitas comprar una puede que incremente el precio demasiado.

Otra función muy buena de Karma es que puedes extraer el estabilizador y usarlo de manera individual para grabar vídeo de manera espectacular fuera del drone. En lo que se refiere a versatilidad, Karma supera sin esfuerzos a DJI.

En cuanto al precio, el DJI Mavic Pro se vende por $750 dólares sin el mando (implica que tienes que utilizar tu teléfono o tablet para ello) o $1000 dólares con este incluido. El GoPro Karma se vende por $800 y viene con un mando con pantalla táctil incorporada. El coste total depende de la GoPro que le acoples. Cuesta $1000 con una GoPro Hero 5 Session y $1100 con una GoPro Hero 5 Black.

En lo relativo a drones y presupuestos, no hay un caso que sea la solución ideal sea cual sea el caso, depende de las preferencias personales. Sin haber comparado los dos frente a frente, dicho todo, parece que DJI tiene una ligera ventaja en términos de rendimiento y valor global.

Por supuesto, hará falta una comparativa frente a frente entre ambos para determinar cuál es el vencedor absoluto. Esperamos poner nuestras manos en ambos modelo durante las próximas semanas para publicar la reseña correspondiente (aviso: es más que posible que estrellemos el Karma).