Es un experimento sencillo: coloca dos uvas en los extremos de un palo de madera (o de cualquier otro material, lo importante es que no sea magnético) y apóyalo en una superficie que tampoco sea magnética. Acerca un imán y verás como la uva rehúye cualquier contacto con el mismo.

Aunque curioso, la explicación es muy sencilla, y radica en el diamagnetismo. Y en concreto no es que la uva sea diamagnética, pero lo que hay en su interior, en concreto moléculas de agua, sí lo son. El diamagnetismo es un fenómeno muy poco conocido pero hasta cierto punto evidente, porque pone equilibrio en el Universo.

Dicho de otro modo: si algunas sustancias se ven atraídas por los campos magnéticos (ferromagnetismo) otras se ven repelidas por ellos. Algunos ejemplos de elementos diamagnéticos: el bismuto, el oro, el helio o el germanio. Un material superconductor, de hecho, es considerado un diamagneto perfecto.

Se calcula que la fuerza del diamagnetismo es 100.000 veces inferior a la del ferromagnetismo, uno de los motivos por los que he es tan poco conocida y por la que cuesta observarla en la naturaleza. [vía: io9]

Advertisement

Advertisement

Imagen: Martín Monteiro

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)