El fatberg del tamaño de 20 elefantes. Thames Water

Se llaman Fatberg y de lejos podrían pasar por una reliquia antigua. Sin embargo, conforme te acercas al iceberg de grasa comienzas a percibir que aquello no tiene gran valor. En realidad es una bola de basura que se ha creado al juntarse en las tuberías. En Londres acaban de batir su propio récord.

Una toallita húmeda por el retrete es posible que no cambie el mundo, pero miles de ellas sí. Juntemos cientos de toallitas húmedas por el retrete con una grasienta loncha de pavo, varios rollos de papel higiénico “usados”, pañales, tampones, grasa congelada y unas cuantas decenas de preservativos (también usados).

Advertisement

Este festín, unidos por una misma causa en las tuberías de las alcantarillas, crea un “bebé” de fatberg, cuya palabra proviene de la unión de “fat” (grasa) con “berg” (de iceberg). Todo un problema, porque dependiendo de su tamaño, este “monstruo” de mierda puede llegar a obstruir las alcantarillas por completo. De hecho, en el 2014 Londres mantenía el récord de estas bolas apestosas con un fatberg del tamaño de un Boeing 747. Hasta ahora.

Un fatberg mastodóntico

Pesa 130 toneladas y cubre 250 metros. Dicho de otro forma, es el fatberg más grande desenterrado en Reino Unido, tanto, que su peso equivale a unos 20 elefantes africanos (o más de dos campos de fútbol).

Se descubrió a principios de este mes durante una inspección rutinaria del alcantarillado, y desde entonces los trabajadores llevan los siete días de la semana tratando de romperlo para que no inunde las calles de Whitechapel en el este de Londres. Según ha explicado Matt Rimmer, de Thames Water:

Este fatberg es el más grande que jamás hayamos visto, es un monstruo total y se necesita mucha mano de obra y maquinaria para quitarlo, ya que está tremendamente duro. Es básicamente como tratar de romper hormigón, es frustrante porque estas situaciones son totalmente evitables a causa del aceite y la grasa que pasa por los fregaderos y las toallitas y similares que se tiran por el lavabo.

Uno de los valientes trabajadores que “lucha” contra el fatberg. Thames Water

En 2013, un fatberg del tamaño de un autobús de Londres rompió el récord mundial, título que más tarde pasó al monstruo del 2014, con un fatberg, también en Londres, del tamaño de un avión comercial. Y no es sólo Londres, Reino Unido es “rica” en la creación de estas bolas de grasa en lugares como Belfast, Irlanda, Victoria o Cardiff.

Advertisement

Para llevar a cabo la limpieza de un fatberg, los trabajadores están equipados con trajes de protección, mangueras de chorro de alta potencia y palas especiales para tratar de romper la masa. Thames Water espera que tome alrededor de tres semanas eliminarlo de la alcantarilla (actualmente eliminan de 20 a 30 toneladas por día).

Por cierto, mantener el sistema de alcantarillado de Londres libre de fartberg le cuesta a la ciudad 1 millón de libras al mes. Sin embargo, desde el año 2015 Thames Water ha estado suministrando a la compañía de energía de baja emisión de carbono 2OC grasas y aceites recuperados de las alcantarillas. Estos luego se queman en generadores especiales que producen la suficiente energía como para alimentar 40.000 hogares de tamaño medio. [The Guardian, Thames Water]