Foto: Wade Morgen / Flickr

Qué bien huele el cloro de las piscinas, ¿verdad? Huele a limpio. ¿Y si te dijera que ese olor no se debe al cloro, sino a la mezcla de este con sudor y una buena dosis de orina? No es broma, un reciente estudio reveló que las piscinas públicas tienen, de media, 30 litros de pis, y eso no es lo peor.

Lo peor es que el pis en el agua en la que nos zambullimos tan alegremente no es para nada inocuo. El cloro de las piscinas es un producto químico pensado para atacar las paredes celulares de los microorganismos y destruirlos, una tarea que es capaz de llevar a cabo con sorprendente efectividad.

Advertisement

Muchas personas creen que esta labor de desinfección se aplica también a la orina. Probablemente sea el razonamiento que mueve a una de cada cinco personas a admitir que orinan en la piscina. No hablamos de la proporción real, solo de los que admiten hacerlo.

El caso es que el cloro no neutraliza la orina. Lo que hace es mezclarse con ella dando lugar a dos compuestos llamados cloruro de cianógeno y tricloruro de nitrógeno. Vamos con ellos.

Advertisement

Advertisement

El cloruro de cianógeno es una sustancia tan extremadamente tóxica que fue propuesta para su uso en la guerra química. En su forma pura provoca somnolencia, secreción nasal, dolor de garganta, tos, confusión, náuseas, vómitos, edema, pérdida de conocimiento, convulsiones, parálisis, y muerte. El tricloruro de nitrógeno es un líquido amarillo grasiento de olor penetrante que irrita las membranas mucosas. Se planteó usarlo como arma lacrimógena, pero es demasiado fuerte.

Obviamente, ambos compuestos están tan diluidos en las piscinas que no provocan esos síntomas. Tan solo causan irritación ocular, de las mucosas y, si la exposición es lo bastante larga, de las vías respiratorias. Sí, la popular irritación ocular que sufrimos en la piscina no se debe al cloro, como popularmente se cree, sino a la mezcla de este con el pis de otros bañistas.

Por cierto, 30 litros de orina en una piscina de 415.000 litros parecen pocos, pero a poco que hagamos un cálculo, equivalen a lo que orinan, de media, 400 personas. [vía Forbes]