Hace poco un V-22 Osprey nos dejaba la fabulosa imagen de arriba, tomada durante un entrenamiento nocturno de la fuerzas aéreas estadounidenses, la USAF. Parece sacada de una película de ciencia ficción pero la realidad es que el fenómeno, bien conocido, tiene como todo su explicación científica.

Se conoce como efecto de Kopp-Etchells y la clave está en los metales que recubren las aspas de muchos helicópteros como protectores contra la abrasión. Estos protectores suelen estar formados por metales como el titanio o el níquel y su función es proteger el filo y la integridad de las aspas contra el roce que cualquier partícula suspendida en el aire tenga con las mismas.

Como explica nuestro compañero de Foxtrot Alpha Chris Clarke, el efecto de Kopp-Etchells se documentó por primera vez durante la guerra de Afganistán, recibe su nombre de hecho por dos de los soldados que murieron allí: Kopp, un americano y Etchells, un británico.

Advertisement

Se aprecia de manera particular en entornos arenosos (como el desierto de Afganistán, exacto) o con muchas partículas suspendidas en el aire. Esas partículas chocan contra el metal protector del aspa entrando en combustión espontánea (lo que conocemos como una chispa, ni más ni menos) y provocando el espectacular efecto.

El proceso no ocurre todo de una vez. Es decir, no basta con arrojar arena a las aspas para apreciarlo. En su lugar, la aspas giratorias impactando con la arena crea una nube, arena en polvo, cuyas propiedades pirofóricas hacen que entren en combustión. Un proceso similar, al fin y al cabo, al que podemos apreciar cuando un metal choca contra algo duro y saltan chispas, con una sierra mecánica o simplemente con el pedernal que podemos usar para prender una hoguera.

Más imágenes en las que puede apreciarse el fenómeno:

Imagen: Reddit

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)