Imagen: Getty

El eclipse total del 2017 ya es historia. En Estados Unidos millones de personas pudieron contemplarlo a través de las gafas homologadas para el evento. Ahora bien, pasado el fenómeno surge la gran duda, ¿qué podemos hacer con las gafas? Una pista: guardarlas para el próximo eclipse solar no es una buena idea.

Aunque es tentador para muchos estadounidenses, el próximo eclipse tendrá lugar en el 2024. Para esa fecha las gafas ya no sirven, los fabricantes advierten que las lentes expiran después de tres años, por lo que guardarlas en un cajón siete años no tiene mucho sentido. Entonces, ¿qué hacer?

Advertisement

Una de las posibilidades es donarlas a Astronomers Without Borders. Esta organización lleva a cabo un programa para recoger las gafas usadas y distribuirlas a escuelas en Sudamérica y partes de Asia, lugares que experimentarán sus propios eclipses solares en 2019. De hecho, en el 2013 pusieron en marcha un programa similar recolectando lentes de eclipse a África para el eclipse total que pasó sobre el continente en noviembre de ese año. Según ha contado a Gizmodo el presidente de AWB, Mike Simmons:

Esta es una oportunidad para que las escuelas tengan una experiencia científica de primera mano que de otra manera no tendrían. Muchas escuelas en los países en desarrollo no tienen recursos para la educación científica y esta es una rara oportunidad que inspira a estudiantes y profesores y les muestra que la ciencia es algo que pueden practicar. Puede ser un rayo de esperanza para los jóvenes que no ven el camino a una carrera como ésta.

Además, muchas escuelas locales de Estados Unidos también están interesadas en las gafas de eclipse usadas para llevar a cabo actividades o experimentos de astronomía. En este caso, aquellos que quieran donarlas deberán ponerse en contacto con los centros cercanos.

Advertisement

Los que no contemplan donar sus gafas pueden sacar las lentes de los filtros solares de los cristales y reciclar los marcos de papel o cartón. De hecho, existen reciclados especiales en tiendas de fotografía que aceptan los filtros solares para reciclarlos. Por último, puedes optar por mantener las gafas como un recuerdo del histórico evento, aunque recuerda, pasados tres años dejarán de tener utilidad. [Gizmodo, Smithsonian, Astronomers Without Borders]