La mayoría de personas espera nunca estar en una situación en la que tienen que preservar un miembro del cuerpo, pero la realidad, como decía el filósofo, es impredicible. Miles pierden un miembro cada año debido a accidentes laborales o situaciones inesperadas.

¿Entonces, qué debes hacer si sufres una amputación accidental? Al principio pensé que la respuesta era obvia: poner la parte separada en hielo. Resulta que es lo peor que puedes hacer.

Jim Beaty, un residente de Seattle, Washington, se enteró de esto de primera mano. Beaty estaba renovando su casa y decidió salir al garaje para cortar madera. Su herramienta de preferencia: una sierra eléctrica. Al darse la vuelta para hablar con su pequeño hijo Eric, Beaty perdió el control de la sierra y tuvo un accidente.

Advertisement

Había cortado parte de su dedo índice, que todavía estaba conectado a su cuerpo, y había separado la parte superior de su dedo medio. Para intentar salvar el dedo, Beaty decidió ponerlo en hielo hasta llegar al hospital. Al llegar, la enfermera le recriminó.

“Así no se hace”, dijo la enfermera.

Entonces, ¿qué tiene que hacer uno en esta situación? Primero, es importante controlar el sangramiento. Aplica presión a la herida y eleva la parte del cuerpo afectada unos 30 centímetros. No eleves el cuerpo si crees que la persona ha sufrido heridas de cabeza, cuello o espalda.

Luego, si es posible, se debe de lavar y enjuagar el miembro afectado. Sin embargo, ten cuidado de no frotar.

Sponsored

“Estás tratando de reducir la infección”, afirma el Doctor Dave Manthey, un profesor de Wake Forest University Baptist Medical Center. “Pero no frotes. Si frotas, estás causando un fuerte traumatismo”.

Después de lavar el miembro, ponlo en una bolsa de plástico sellada y mételo en un baño de hielo y agua. Esto preserva el miembro por el mayor tiempo posible y permitirá que los médicos intenten reimplantación después.

Advertisement

Sin embargo, no se debe poner el miembro en hielo o el agua directamente. Si se pone en hielo, puede causar congelación y dañar el tejido corporal, lo que complica la reimplantación. Por otro lado, poner el miembro en agua también hace la reimplantación más difícil.

Si hielo o agua no están disponibles, mantén el miembro lejos del calor. Un miembro separado sin enfriamiento solamente se puede reimplantar por un periodo de 4 a 6 horas, según la Biblioteca Nacional de Medicina estadounidense. Sin embargo, miembros enfriados pueden ser reconectados hasta cuatro días después, aunque lo ideal es intentarlo dentro de un día.

¿Qué pasa después?

Después de que todos tus partes lleguen al hospital, los doctores empezarán la cirugía para reconectar los miembros afectados.

Advertisement

Los doctores empiezan por reconectar el hueso con el resto del cuerpo, usando clavos quirúrgicos y alambre para mantener las dos partes unidas. Luego, se suele intentar restablecer el flujo de sangre entre el miembro amputado y el cuerpo usando técnicas de microcirugía, suturando las arterias y las vénulas. El último paso supone reconectar los tendones, el tejido muscular y los nervios. Este proceso puede tardar varias horas o durar hasta un día entero.

Después de la cirugía, el paciente entra en la fase de recuperación, en donde espera a recuperar el sentimiento en el miembro reconectado. Para conseguir esto, el paciente debe esperar a que nervios nuevos crezcan en el miembro en cuestión. Recuperar el sentimiento puede tardar meses.

Si lo haces todo bien, puedes tener suerte 

En esta situación, aunque Beaty no siguió los consejos, tuvo suerte. Los doctores pudieron reimplantar su dedo medio y pudo recuperar funcionamiento.

Advertisement

Advertisement

¿La única diferencia? El dedo de una mano es un poquitín más corto que el dedo de la otra. Sin embargo, dudamos que Beaty se esté quejando.