Aquí tenemos un ejemplo de ese refranero popular que dice que “hecha la ley, hecha la trampa”. El laberinto que vemos en la imagen es la fórmula elegida por un bar para hacer frente a la ley que prohibe la venta de alcohol a menos de 500 metros de las carreteras. El bar ahora está, técnicamente, a más de 500 metros.

La historia dio comienzo el pasado mes de diciembre, momento en el que el Tribunal Supremo de la India prohibió las ventas de alcohol a menos de 500 metros de las carreteras nacionales y estatales. El gobierno trataba así de reducir la conducción en estado de ebriedad, aunque la ley molestó a muchos de los dueños de hoteles, restaurantes y bares del país, quienes sólo veían dos opciones tras la normativa: mover sus establecimientos o perder unos ingresos vitales.

Sin embargo, los dueños del Aiswarya Bar, un local que se encontraba a unos 150 metros de la autopista 17 en Kerala, no estaban dispuestos a perder su clientela ni moverse de la zona, así que idearon una tercera opción.

Imagen: Twitter

Pocos días antes de que la ley entrara en vigor comenzaron a construir un pequeño laberinto de muros de hormigón prefabricados, uno que conducía desde la entrada del local hasta la carretera. Cuando terminaron, la distancia desde el bar hasta la calle se había estirado tres veces su longitud original. Según explicó el gerente del Aiswarya:

Advertisement

Hemos construido una extensión para llegar al bar. Ahora estamos a 520 metros de la carretera. Además, creemos que un paseo antes y después de beber realmente será bueno para la salud de los clientes.

La solución fue aceptada por el gobierno, quienes han explicado que una vez que los locales aumenten el espacio respecto a las carreteras la ley no se opondrá. [Times of India vía AtlasObscura]