Es una de las sensaciones más desagradables que existen. Pasas demasiado tiempo sentado o tumbado en la misma posición y, cuando te levantas, el pie o la mano no responde. Se siente débil y con un molesto hormigueo en la piel. ¿En qué consiste exactamente que se nos duerma una extremidad?

La creencia popular es que cuando se nos duerme un pie, o una mano (A veces puede pasar en todo el brazo o la pierna) es debido a que la sangre no circula correctamente porque hemos comprimido alguna arteria importante. En realidad no tiene nada que ver.

Advertisement

Cuando se nos duerme un pie o una mano, lo que hemos bloqueado con una mala postura no es ninguna vena ni arteria, sino un nervio. Aunque los nervios tienen bastante flexibilidad, si aplastamos uno de estos conductos nerviosos con la suficiente fuerza y durante el tiempo suficiente, las señales dejan de circular por él.

Stephen Vernino, profesor de neurología de la Universidad de Texas compara el funcionamiento de los nervios con una manguera. Retorcer la manguera o aplastarla puede hacer que el agua no circule. El resultado es que perdemos sensibilidad. La sensación de hormigueo, que se intensifica cuando tocamos el miembro afectado o tratamos de moverlo, no indica nada perjudicial. Al contrario. Es la señal de que el nervio la circulación de forma correcta.

Sentarnos sobre una pierna o con las piernas cruzadas puede hacer que se nos duerma el pie. Foto: Shinichi Higashi

Una mala postura puede pinzarnos el nervio de diferentes extremidades. Los casos de pies dormidos suelen deberse a una compresión en el nervio fibular profundo, que asciende desde el pie cruzando un lateral de la rodilla. Este nervio suele quedar prensado si nos quedamos mucho tiempo con una pierna cruzada sobre la otra.

Advertisement

En términos médicos, el cuadro de síntomas de entumecimiento, hormigueo y pérdida de sensibilidad en una extremidad se conoce como parestesia. Si se trata de una parestesia por compresión, lo normal es que los síntomas remitan espontáneamente en unos minutos al mover la extremidad. Sin embargo, hay algunas dolencias como el síndrome de túnel carpiano que causan parestesia crónica. [vía Science Alert]