La respuesta inicial es obvia. El hielo se funde, pero ¿a qué velocidad? ¿Atraviesa el metal limpiamente el hielo como si cortara mantequilla o pierde calor demasiado rápido? Los (ir)responsables de Beyond the press se hacían las mismas preguntas, así que han decidido ponerlo a prueba.

Para la prueba han elegido un lago helado con un espesor de 30 centímetros hasta llegar al agua. La pieza que han elegido para perforar es un cilindro de acero de 13 cm de diámetro y 20 kilos de peso. Este es el vídeo.

Y no, la respuesta es que no lo atraviesa. La masa de hielo es tan gruesa que el cilindro pierde calor demasiado rápido. Tras unos minutos luchando por abrirse paso, la naturaleza se impone y la pieza se detiene.

Advertisement

Advertisement

Más adelante, el presentador acaba por romper el hielo involuntariamente mientras trata de extraer la pieza y la pierde, pero no cuenta. Si no hubiera sido tan impaciente el hielo hubiera vuelto a endurecerese y el cilindro hubiera quedado ahí hasta la próxima primavera. Lago 1 - Cilindro al rojo 0. [vía Beyond the press]