La sorpresa que Google guardaba bajo la manga de la presentación se llama Chromecast, y es un accesorio que promete acabar con medio panorama de Smart TVs. Chromecast tiene la apariencia de una memoria USB, pero se conecta al televisor por HDMI y enlaza cualquier dispositivo Android o iOS (sí, también iOS) a nuestro televisor.

Chromecast permite compartir cualquier contenido de música, vídeo y fotos de nuestro móvil en el televisor a través de WiFi. El sistema funciona nada más enchufarlo a la pantalla, y tiene una sorprendente fluidez. Además, no monopoliza nuestro smartphone. Podemos seguir viendo el vídeo que hayamos iniciado mientras hacemos otra cosa en el teléfono.

Chromecast funciona de la manera más sencilla posible. La aplicación móvil de Youtube, por ejemplo, se actualizará para mostrar un botón con el que compartir los contenidos. El navegador Chrome también integrará esa función para compartir contenido web en el televisor. Otros servicios como Netflix, Google Play Music, o Google TV harán lo propio.

Advertisement

Google lanza hoy el kit de desarrollo de software del dispositivo, así que la función de compartir vía Chromecast no tardará en estar en muchas otras aplicaciones de terceros. La gran duda es si el dispositivo será capaz de transmitir contenidos locales de nuestro smartphone, o se reservará para contenidos web.

Chromecast costará tan sólo 35 dólares y estará a la venta hoy mismo en Estados Unidos a través de tiendas como Best Buy, Google Play, o Amazon. El resto de países tendremos, de nuevo, que esperar unas semanas.