Imagen: McDonalds

El pasado fin de semana era el gran día para los fans de Rick and Morty. McDonalds había anunciado una gran promoción para los seguidores de la serie: la salsa Szechuan se hacía realidad. Sin embargo, algo no salió bien.

Para ser más exactos, la campaña pasará a formar parte de ese reducto de promociones desastrosas. Lo que posiblemente se pensó como una increíble jugada de marketing, terminó en caos y acritud. ¿La culpa? Posiblemente, la cadena no supo medir bien el alcance y tirón de la serie.

Advertisement

La historia comenzó con el gigante de comida prometiendo a los fans de Rick and Morty una edición limitada durante un día de la salsa Szechuan. El problema, al parecer, es que era tan limitada que no pudo abastecer la increíble demanda.

Las colas y el enfado de cientos de fans agolpados en muchos de los locales de McDonalds tuvo su momento álgido con la llegada de la policía. Allí les esperaba una masa enfurecida de jóvenes indignados al grito de “Queremos la salsa”:

Para aquellos que no la conozcan, Rick and Morty es una popular serie de dibujos animados de ciencia ficción. La producción recuerda claramente a Back to the Future y se ha convertido en toda una serie de culto. McDonalds vio la oportunidad de negocio y decidió sacar esta edición limitada de la salsa que aparece en la tercera temporada.

Advertisement

Sin embargo, las cosas comenzaron a ponerse feas cuando los fans, quienes llevaban horas haciendo colas desde el sábado por la mañana, fueron advertidos: no había más salsas.

En algunos restaurantes los clientes enojados comenzaron su protesta (pacífica, eso sí) sosteniendo pancartas y exigiendo la salsa Szechuan:

En algunos establecimientos los clientes se encontraron con restaurantes que ni si quiera habían recibido la salsa prometida, y el personal no tenía la más mínima idea de la promoción que se había lanzado.

Otros, en cambio, sí tenían la salsa. El problema es que no pasaban de 10 o 20 paquetes del producto:

¿La respuesta de McDonalds? La compañía lanzó el siguiente comunicado a través de Twitter donde se disculpaban con los fans ante la limitación del producto en la campaña:

Y como suele ocurrir en estos casos, algunos intentaron hacer negocio de todo ello. Tan pronto como McDonalds anunciaba la falta de existencias, la salsa Szechuan aparecía en eBay a precios de auténtica locura:

Por cierto, McDonalds ha lanzado hace escasas horas un comunicado donde se disculpa una vez más. Además, prometen lanzar la salsa Szechuan sin limitaciones en los próximos días.

Quizás, al final no les salió tan mal la jugada. O quizás McDonalds logró algo a lo que toda campaña de marketing aspira: un hype de tales proporciones que promete convertir la salsa en la gallina de los huevos de oro en los próximos meses. [Motherboard]