Puede que hayas oído que un personaje llamado Gran Almirante Thrawn va a aparecer en Star Wars Rebels. Su aparición en el tráiler mostrado en la Star Wars Celebration ha causado una reacción inmensa por parte de los fans, pero no si no eres fan de la saga puede resultar difícil entender por qué. Aquí la explicación.

Advertisement

Desde un punto de vista biográfico, el Gran Almirante Thrawn es un varón Chiss, una especie de apariencia humanoide, piel azul pálida, pelo azul oscuro y rojos rojos brillantes. Los Chiss vienen de las “Regiones desconocidas”, es decir la parte del Universo de Star Wars no explorado por la República o el Imperio. Su nombre real es Mitth’raw’nuruodo, tan complicado de pronunciar que al final se queda simplemente en Thrawn.

En el antiguo Universo expandido, conocido ahora como Star Wars Legends, Thrawn era un comandante con mucho talento cuyas tácticas condujeron a que su propio pueblo lo exiliase a los límites de su espacio. Un límite que, irónicamente, lo acercó más a los del Imperio y Thrawn acabó dejando la Fuerza de Defensa Chiss para universe a la Armada Imperial. Su habilidad le permitió rápidamente catapultarse hasta lo más alto de dicha institución, incluso con la política anti-aliens del Imperio.

Advertisement

Su supervivencia en los eventos de la trilogía original, y la razón por la que alguien de tan alto rango es desconocido para la mayoría, es porque estaba en la Regiones Desconocidas durante la batalla de Endor. Ocho años después de los eventos de Una Nueva Esperanza, Thrawn apareció para tomar control de los restos del Imperio. Y cuando lo hizo, la Nueva República estuvo instantáneamente problemas debido a sus devastadores ataques.

Por supuesto, nada de esto es canon ahora y Star Wars Rebels no tiene por qué limitarse a mantener esa historia. Los términos específicos de su biografía, en cualquier caso, tampoco son el motivo por el que todo el mundo está excitado ante la perspectiva de verlo en Rebels.

Entre los fans europeos de Star Wars, Thrawn es irónico. Su nombre no necesita ser pronunciado en el tráiler de Rebels para que la gente se vuelva loca. Una vez aparece una cara azul con dos ojos rojos brillantes en un uniforme dorado y blanco del Imperio, solo puede ser una persona.

Advertisement

Sponsored

Thrawn hizo su debut en el universo Star Wars en 1991, en la novela de Timothy Zahn Heir to the Empire. Zahn se inventó de hecho el rango de Gran Almirante solo porque “Almirante” era demasiado común. Presumiblemente, el uniforme blanco con detalles dorados, distinto del gris y negro de los otros oficiales del imperio, tiene un origen similar. También porque luce bien, claro. El hecho de que Thrawn sea un no-humano al mando del Imperio también lo hizo particularmente distinguible, Thrawn era increíble donde quiera que estuviese.

Aparte de su apariencia, otra famosa característica de Thrawn es su colección de arte holográfico. Una de las claves del éxito de Thrawn es que aprendió a controlar la psicología de los demás a través de un profundo conocimiento de su arte. Y luego usó ese conocimiento para planificar estratagemas dirigidas contra las debilidades psicológicas que encontraba.

Esa artimaña sólo le falló una vez.

Advertisement

Zahn se aseguró de dejar patente la habilidad brillante de Thrawn. Sus planes normalmente incluían grandes dosis de pensamiento lateral, previsión y partiendo de muchos recursos limitados. Por ejemplo, el problema con los dispositivos de camuflaje es que también eliminaban los sensores de las naves que los utilizaban, así que Thrawn los colocó en meteoritos y mandó un montón de rocas grandes e invisibles dirigidas a la capital de la Nueva República. La maniobra hizo que pareciese que había cientos de naves más de las que realmente había. Consiguió así bloquear Coruscant sin necesidad de tener a sus naves ocupadas ahí.

El estilo de comandante de Thrawn era despiadado, pero práctico. Podía ejecutar a un hombre por fallar en algo y luego no admitir que había fracasado, pero también dispuesto a retirarse en lugar de gastar vidas en una empresa inútil. La personalidad de Thrawn era elegante y contenida, sin caer en el clásico “Muahahahah” del villano. Lo que hacía no era ni personal ni parecía estar sujeto al fanatismo tampoco.

Muchos líderes imperiales tenían tendencias al egocentrismo y la manía homicida, a menudo tintada con una devoción delirante hacia el Imperio. Las diferencias que presentaba Thrawn lo convertían en un tipo de amenaza completamente distinto.

Advertisement

Advertisement

La apariencia. La naturaleza calmada, pragmática y analítica. El arte. Sus misteriosos antecedentes. Esas son las cosas que hicieron a Thrawn tan popular. Y eso es exactamente lo que eligió resaltar el tráiler de Star Wars Rebels. Incluso con solo unos segundos, Rebels parece haber dado en el clavo con todos esos aspectos, abriendo lo que ya era un personaje favorito de los fans a toda la generación que disfruta el presente canon.