El relámpago del Catatumbo, en Venezuela. Foto: Fernando Flores / Flickr, bajo licencia Creative Commons.

En cualquier otro rincón de la Tierra, ver caer un rayo es un espectáculo muy ocasional. En Maracaibo, Venezuela, ver uno de estos fenómenos atmosféricos es tan fácil como dar un paseo nocturno en lancha. La NASA acaba de declarar el lago de Maracaibo como la nueva capital mundial del relámpago.

No es para menos. Según la agencia espacial, cada año caen sobre el lago venezolano la friolera de 233 rayos por kilómetro cuadrado. Hasta ahora, la región con más relámpagos era el lago Victoria en la cuenca del Congo, en África.

Ubicado al noroeste de Venezuela y al pie de las estribaciones de la cordillera de los Andes el lago Maracaibo es el más grande del continente sudamericano y tiene unas condiciones únicas para la formación de tormentas eléctricas. La brisa fría de las montañas converge sobre el aire húmero del lago dando lugar a grandes columnas de nubes y fenómenos tan especiales como el relámpago del Catatumbo, una serie casi continua de descargas eléctricas que se forman en la desembocadura del río Catatumbo en aguas del lago. La NASA estima que cada año tienen lugar 297 tormentas nocturnas sobre Maracaibo. La temporada en la que más tormentas se producen es septiembre.

Comparación de relámpagos entre el lago Victoria y el lago Maracaibo. Foto: NASA.

La NASA ha declarado Maracaibo capital mundial del relámpago después de analizar 16 años de datos obtenidos mediante el satélite LIS. Sus sensores están adaptados para detectar los destellos de relámpagos en la atmósfera terrestre incluso de día. El récord venezolano ha sido confirmado por científicos del Centro Espacial Marshall, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, y las Universidades de Alabama, Maryland y Sao Paulo. El estudio se ha publicado en el boletín de la Sociedad Americana de Meteorología. [NASA vía AOL]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.