George R. R. Martin está enfadado. Y cuando George R. R. Martin se enfada suele morir gente. Aunque sea en la ficción. En esta ocasión (todavía) no ha muerto nadie, pero la cuestión es que el escritor está bastante molesto con la cancelación de The Interview de Sony y de los cines y les ha dedicado un post en su blog.

"Cobardía Corporativa" se llama, y en él Martin ataca sin piedad la cobardía con la que según él han actuado tanto la productora como las principales cadenas de cines del país. Aquí un pequeño extracto:

El nivel de cobardía corporativa que hay aquí me asombra. Me alegro de que estas gentes no estuviesen cuando Charlie Chaplin lanzó "El Gran Dictador". Si Kim Jong-Un ha sido capaz de asustarlos, con Adolf Hitler se hubiesen cagado encima.

Más tarde prosigue asegurando que si el problema es la aversión a tomar cualquier tipo de riesgo tanto él como otros pequeños poseedores de cines en América estarían dispuestos a proyectarla sin mayor inconveniente.

El problema, más allá de la ridícula cobardía de Sony y de los cines, es como comentábamos, las implicaciones y el peligroso precedente que sienta la jugada. Es la promesa velada, pero efectiva, de que cualquier atacante del mundo puede salirse con la suya si desata el suficiente caos. La muestra evidente de que, por desgracia, a veces los malos ganan la partida. [Vía: Not a blog]

Imagen: AP Images.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)