La agencia Reuters ha tenido acceso a una carta del delegado iraquí en Naciones Unidas, Mohamed Ali Alhakim. En ella, el embajador explica que rebeldes de su país han robado 40 kilos de uranio de una instalación universitaria en la ciudad de Mosul, al norte del país.

El material es susceptible de ser utilizado para la elaboración de artefactos caseros en ataques terroristas. Afortunadamente, la Agencia Internacional para la Energía Nuclear tenía identificada la partida destinada a ese centro, y ha comprobado que se trata de material radioactivo de baja intensidad.

Advertisement

Según ha explicado el representante de la agencia, Gill Tudor, a la BBC, la pérdida o robo de material nuclear siempre es motivo de preocupación, pero no se trata de uranio enriquecido, sino de material para investigación que no supone un serio riesgo serio para la salud pública.

Tudor asegura que es muy difícil, si no imposible, utilizar este material para la fabricación de armas nucleares. Sin embargo, no se descarta que pueda ser empleado para la fabricación de una de las denominadas bombas sucias que dispersan material radioactivo en un área. [vía Reuters, BBC]

Foto: Shots Studio / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)