Hay quienes piensan que las celdas de prisión deberían ser espacios que inspiren la creatividad en lugar de sitios de confinamiento. Como tres italianos que recientemente presentaron una propuesta de micro-vivienda multifuncional con las mismas dimensiones de las actuales celdas compartidas.

Se trata del proyecto "Freedom Room", desarrollado por Aldo Cibic, Tommaso Corà y Marco Tortoioli Ricci en colaboración con unas de las prisiones de alta seguridad en Italia, el centro penitenciario Spoleto. Ahí trabajaron juntos para identificar y analizar las oportunidades que ofrece el diseño para mejorar las actividades de los reclusos en prisión. Con un grupo de internos llevaron a cabo nuevas ideas para crear espacios flexibles y adaptables de bajo costo. El espacio debía ser multifuncional, ser una cocina, una habitación, una oficina, una sala de juegos, un armario, un gimnasio, una biblioteca, y mucho más.

Advertisement

El resultado fue un prototipo de 4 x 2.7 metros, las medidas exactas de las celdas en que viven los presos. Lo interesante es que lo muebles adaptados para esta vivienda son creados en la carpintería de la prisión y los mismos internos se han convertido en asesores del proyecto.

El concepto es tan funcional y compacto que puede emplearse fuera de prisión en soluciones temporales, como hoteles o alojamiento para estudiantes. Incluso en soluciones permanentes como viviendas innovadoras en espacios muy reducidos para parejas sin hijos. [Design Boom]