Imagen: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA

El 30 de septiembre de 2016, la nave espacial Rosetta inició una maniobra de descenso que la llevaría a descansar para siempre sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko junto a su módulo Philae. Un año después, la Agencia Espacial Europea se ha encontrado por sorpresa con esta imagen.

Es una de las últimas fotografías que intentó enviar Rosetta a la Tierra antes de estrellarse contra el cometa que llevaba 12 años persiguiendo. Fue tomada a unos 17 metros del suelo, sobre una fosa de 130 metros de ancho que había sido elegida como lugar de impacto de la nave por su actividad geológica. La imagen ha sido recuperada ahora por los investigadores de la ESA gracias a un repaso de las últimas transmisiones de Rosetta antes de entrar en silencio de radio.

Justo antes de transmitir las últimas señales a la Tierra, la computadora a bordo de Rosetta dividió las imágenes en paquetes de telemetría. Se suponía que la última imagen estaba dividida en seis paquetes de 23.048 bytes cada uno, pero los científicos de la ESA solo recibieron tres paquetes de datos, y el software que procesaba las fotos no fue capaz de reconstruir la cabeza ni la cola.

Advertisement

Lejos de rendirse, los ingenieros del Instituto Max Planck decidieron intentarlo manualmente. Para su sorpresa, descubrieron que se podía reconstruir una imagen coherente con los fragmentos de datos de los que disponían, ya que Rosetta no había empaquetado la foto píxel por píxel sino capa por capa. Con la mitad de los datos, los investigadores consiguieron rehacer la imagen con una relación de compresión de 1:38 en lugar del 1:20 esperado.

Sí, el resultado final es una foto borrosa, pero es que Rosetta estaba muy cerca de la superficie de 67P/Churyumov–Gerasimenko y la lente gran angular de su cámara OSIRIS no estaba pensada para operar a esas distancias. Lo que vemos es el lugar exacto donde impactó la nave, bautizado como Sais en honor a la ciudad donde fue encontrada la piedra Rosetta hace más de 200 años. [ESA]