Imagen: John McDonnell via Flickr; editado

Si por causalidad tienes que entrar en una sala de audiencia de un tribunal en Reino Unido y te has traído una botella de agua porque, considerando el calor infernal del verano, te gustaría beber agua mientras estás allí, los guardias de seguridad te harán una petición poco usual: por favor, bebe de tu botella para que podamos confirmar que no es ácido.

Aunque la pregunta puede parecer rara, es parte de las nuevas normas de seguridad en las salas de audiencia del país debido al incremento de los ataques con ácido en los últimos dos años. La justificación para esto es que sería muy fácil esconder ácido u otra sustancia corrosiva en una botella de agua.

Advertisement

“Una familia vino al tribunal con un niño que parecía tener tres o cuatro años. El niño tenía un vaso para niños con agua”, comentó un guardia de la Cardiff Crown Court. “Tuvimos que pedirles a los padres que bebieran del vaso para confirmar que no era ácido, pero al final fue el niño que tomó un pequeño trago del vaso y los dejamos entrar”.

Además del público, los jueces, periodistas y abogados también son obligados a beber de sus botellas de agua en la presencia de los guardias antes de entrar a las salas. Según Reuters, hubo 431 ataques con sustancias corrosivas en 2016 en Reino Unido. Ya ha habido 282 este año.

No hay una explicación clara para explicar el incremento, aunque algunos lo atribuyen a una norma que manda a personas detenidas por llevar un cuchillo a la cárcel por un mínimo de seis meses. Los criminales, por lo tanto, han optado por otras armas.

Advertisement

“Simplemente no existen niveles de control para el ácido”, afirma Jaf Shah, el director ejecutivo de Acid Survivors Trust International, una asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es detener los ataques con ácido. “Si la policía descubre que tienes ácido, tienen que demonstrar una intención [de hacer daño a otra persona], que es muy difícil de hacer”. 

El propio gobierno admite hay poco control sobre estas sustancias. Las nuevas normas declaran que el ácido y las sustancias corrosivas se están convirtiendo en el “arma de preferencia” porque son fáciles de obtener y baratos.

Las medidas sobre el agua en los tribunales llegan después de la aprobación de nuevas normas que permiten una sentencia de condena perpetua para los criminales que realizan estos ataques. 

[Reuters y The Independent]