Angus Little tiene 9 años y solía jugar a Minecraft con la PS4 del hospital. Imagen vía Stuff

Los niños con cáncer de la sala de oncología del Hospital de Wellington han tenido que afrontar esta semana sin la PlayStation 4 que usaban para entretenerse. Un ladrón la desatornilló de su carrito durante el fin de semana y se la llevó a su casa.

Advertisement

¿Qué clase de imbécil hace algo así?

La página de Facebook de uno de los niños mencionó ayer el robo y el Dominion Post, un periódico local de Nueva Zelanda, lo ha publicado esta mañana en portada. Quince pacientes usaban la consola para distraerse mientras recibían el tratamiento, entre ellos Angus Little, de 9 años, que lucha contra un tumor cerebral inoperable con quimioterapia.

Advertisement

Angus solía jugar a Minecraft en la PS4, que había sido donada al hospital. “Estoy enfadado y bastante molesto porque era una buena distracción para mí y para los otros niños”, explica Angus al periódico. “Se llevaron el juego también, así que la mansión que construí en Minecraft se ha ido”.

Con la repercusión que ha alcanzado el suceso, no dudamos de que al menos una nueva consola y otra copia de Minecraft llegarán pronto al hospital a través de la página de donaciones de su fundación. [vía Stuff]