A finales del 2015 alguien robó la cabeza de una estatua del niño Jesús en una iglesia católica en Sudbury, a unos 250 kilómetros de Toronto. Unas semanas después se presentaba una artista local que, de manera altruista, se prestaba a realizar una réplica. El resultado no dejó indiferente a nadie.

Las líneas y el estilo de la artista recuerdan bastante a las empleadas por la innovadora y vanguardista señora del Ecce Homo. Una versión propia y muy personal de la cabeza del niño Jesús que desgraciadamente ya no podrá contemplarse.

Advertisement

El sacerdote de la iglesia ha anunciado que la cabeza fue devuelta y reimplantada. Según explicó a la CBC, el autor del robo se trataba de “una persona que sufría de algunos problemas personales”.

Lo cierto es que la reinserción luce genial y ha quedado perfecta, aunque nos encantaría saber qué ocurrirá con la versión “deconstructista” de la artista local. [AtlasObscura]

Advertisement