Algo pasa con Rusia últimamente. No contento con anunciar un misil nuclear capaz de destruir un país como Francia de un plumazo, el gobierno ruso acaba de poner en activo un arma muy poco común: el rifle de asalto lanza agujas APS o Avtomat Podvodny Spetsialnyy.

Suena a arma del Fallout 4, pero existe de verdad, y desde hace mucho tiempo. El Rifle APS es un invento creado por el ingeniero militar Vladimir Vasil’evich Simonov en 1975. Se trata de un arma automática diseñada para disparar bajo el agua. Las balas normales se frenan tanto en el agua que son inofensivas a apenas un metro de distancia, así que el APS dispara lo más parecido a un arpón: agujas de 15 centímetros de longitud.

Estos proyectiles son efectivos a distancias de hasta 30 metros a cinco de profundidad o 20 a otros tantos de profundidad. El rifle funciona con gas comprimido y también lo hace en la superficie, aunque su efectividad está limitada a un máximo de 100 metros.

Advertisement

Advertisement

El APS estuvo en servicio unos años, pero nunca llegó muy lejos por su escasa efectividad en la superficie. Extrañamente, la agencia rusa de noticias TASS acaba de publicar un vídeo en el que demuestra las capacidades del arma y anuncia que el ejército dotará con estos rifles a las fuerzas especiales anfibias que sirven en la costa del Mar Báltico.

Resulta raro que Rusia recupere del olvido un arma como el APS. Los expertos en cuestiones militares lo consideran una nueva demostración de fuerza de las que tanto le gustan a Putin. Sin embargo, la costa del Báltico sí que cuenta con varias bases de submarinos y barcos de la marina rusa. El presidente ruso parece querer reforzar la seguridad en ese área y para ello ha recurrido a un arma de 1975. Hay aviones en activo más viejos que eso. [TASS vía Popular Mechanics]