Foto: Vostochny en construcción (vía Amur y Kremlin).

Durante más de 25 años Rusia ha tenido un grave problema, al menos desde su punto de vista: después de ser líderes en materia espacial su único cosmódromo quedó en manos de otra nación, Kazajistán, al esta separarse de la antigua Unión Soviética. La próxima semana Rusia estrenará su nuevo cosmódromo para por fin ser independientes en materia de lanzamientos espaciales.

Y es que esto ha sido una prioridad para el presidente Vladimir Putin durante todos sus períodos de gobierno. El problema es que construir un cosmódromo no es tarea fácil, ni mucho menos barata. El Kremlin no se pudo dar el gusto de comenzar a construir su nuevo y flamante cosmódromo sino hasta el año 2007, período en el que el precio del petróleo se disparó y, por ende, las arcas rusas comenzaron a llenarse de dinero.

Advertisement

El nuevo cosmódromo ruso lleva el nombre de Vostochny y se encuentra en el oriente de Rusia, al norte de la frontera con China. Su estructura es enorme y cuenta no solo con varios edificios preparados para ensamblar y hacer mantenimiento a los cohetes que lancen desde allí, sino también con una estación de tren, un centro de control terrestre y hasta un pequeño poblado residencial en sus cercanías.

El próximo 26 de abril Rusia lanzará su primer cohete desde el Vostochny.

Foto: Un cohete Soyuz siendo instalado en la pista de lanzamiento del Vostochny (vía Russian Space Web).
Foto: Imagen aérea del nuevo cosmódromo ruso (vía Russian Space Web).

Hoy en día el Kremlin paga un total de 115 millones de dólares anuales al gobierno de Kazajistán por el alquiler y uso del Cosmódromo de Baikonur, lugar desde el que hoy en día salen todos los astronautas que se dirigen a la Estación Espacial Internacional, a bordo de un cohete Soyuz ruso.

Con el Vostochny el Kremlin no solo se ahorrará una considerable cantidad de dinero cada año, sino también los problemas políticos con el gobierno de Kazajistán, quienes cada año supuestamente ponen más trabas al acuerdo y hacen presión debido a los desechos que caen en tierra firme cada vez que un lanzamiento falla (al explotar los restos incluso han caído sobre zonas pobladas, según el gobierno kazajo).

Advertisement

El Vostochny es un logro para Putin incluso cuando su construcción ha estado rodeada de polémica, dado que los reportes sobre corrupción y malversación de fondos relacionados al cosmódromo son casi infinitos.

De cualquier forma este primer lanzamiento en el Vostochny, que pondrá en órbita tres satélites rusos, servirá para probar el nuevo cosmódromo y sus capacidades, pero después quedará inactivo hasta el año 2018, cuando pase a ser el cosmódromo oficial para Rusia. Mientras tanto, quedan muchos lanzamientos más desde Kazajistán. [Russian Space Web vía Popular Mechanics]

Imagen: vía Russian Space Web.

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.