Ryanair. AP

A partir del 1 de noviembre los usuarios de Ryanair tienen una noticia buena y una mala. La buena, el peso del equipaje facturado aumenta de 15 kg a 20 kg. La mala, la política de incluir dos bultos en el avión para aquellos que no facturan se termina. Las maletas grandes irán a la bodega, a menos que pagues más.

La aerolínea low-cost ha explicado que el cambio de los dos bultos viene motivado por el exceso de uso por parte de los clientes. A cambio, aquellos que paguen un extra por la “prioridad” a bordo, sí tendrán permitido los dos bultos de mano a partir del 1 de noviembre. Según la compañía:

Los clientes regulares sólo podrán traer una bolsa de transporte más pequeña a bordo de la aeronave, mientras que su segunda bolsa de ruedas (más grande) se debe colocar en la bodega (sin cargo) en la puerta de embarque.

Esta solución viene motivada por el exceso de uso de los clientes, muchos se están aprovechando del servicio de maletas de transporte gratuito mejorado de Ryanair, y con altos factores de carga (97% en agosto), no hay suficiente espacio en la cabina para este volumen de bolsas de mano, lo que está causando retrasos de embarques en los vuelos.

Además y como decíamos al comienzo, Ryanair también está reduciendo el coste de las comisiones del equipaje facturado y aumentando el peso de las bolsas que se comprueban. A partir del 1 de noviembre, el peso se aumenta de 15 a 20 kg, mientras que el coste de la tarifa base de la maleta de 20 kg se reducirá de 35 euros a 25 euros. [BusinessInsider]

Advertisement