Aunque Samsung ha completado la retirada del Note 7 del mercado, aún hay algunos usuarios especialmente necios que siguen queriendo conservar un dispositivo prohibido en los aviones y que tiene riesgo de incendiarse. En Nueva Zelanda, la compañía ha optado por medidas más drásticas.

Advertisement

Ante la imposibilidad de convencer a estos usuarios con descuentos, Samsung ha anunciado que interrumpirá la conexión celular de los Note 7 que sigan en activo a partir del 18 de noviembre.

Recomendamos encarecidamente a nuestros consumidores que aún están usando el Note 7 que devuelvan el dispositivo en el lugar dónde lo compraron para que les reembolsen su importe o les ofrezcan un smartphone de reemplazo. Entre el 4 y el 18 de noviembre nos pondremos en contacto con los consumidores en dos ocasiones para informar sobre esta interrupción del servicio de red de manera que estén al corriente de ella.

En definitiva, que a partir del 18, los que aún conserven el Note 7 solo podrán conectarse mediante WiFi. Samsung no ha descartado usar el mismo método para discontinuar el smartphone en otros países como Estados Unidos.

Advertisement

Que una compañía recurra a actualizaciones que imponen una restricción es triste, pero la terquedad de algunos consumidores llega a extremos bastante ridículos. Samsung lo ha intentado todo. Ha ofrecido descuentos, ha limitado la autonomía de las baterías, y ha invertido una colosal cantidad de esfuerzo y dinero para evitar que ninguno de sus consumidores sufra daños. Si te empecinas en usar un dispositivo que supone una amenaza para los que te rodean, la amenaza eres tú. [vía Samsung New Zealand]