Samsung ha anunciado el resultado de su investigación sobre la verdadera causa del fallo de los Galaxy Note 7 que los hacía incendiarse. El culpable es la batería, no el diseño del Note 7. La compañía usó dos modelos de batería distintas y ambos fallaron.

Después de meses de que el Galaxy Note 7 fuera retirado del mercado, por culpa de docenas de incidentes en los que explotaban o se incendiaban de forma espontánea, ya existe una respuesta oficial acerca de lo que falló en el móvil. Samsung asegura haber usado dos modelos de batería de distintos fabricantes para la producción del terminal; ambos contaban con unidades defectuosas propensas a incendiarse.

Advertisement

La batería modelo “A” contaba con un fallo en su esquina superior derecha que la hacía propensa a doblarse, lo que resultaba en la ruptura del material que separaba el electrodo positivo del negativo. Al entrar en contacto los electrodos ocurría un cortocircuito que incendiaba el aparato.

Imagen vía: Engadget.

En el caso de la batería modelo “B”, fabricada por una compañía completamente distinta, Samsung asegura que la batería tenía un diseño correcto. Sin embargo, el proveedor habría acelerado la producción de la batería hasta tal punto que algunas salían de la fábrica defectuosas y también producían cortocircuitos.

Tim Baxter, presidente de Samsung Electronics America, comentó en una entrevista con Recode:

“Creemos que si no fuera por este problema en la producción [de la batería “B”], el Galaxy Note 7 todavía estaría en el mercado”.

Un total de 700 técnicos analizaron 200.000 unidades del Galaxy Note 7 y 30.000 baterías adicionales para llegar a esta conclusión.

Se espera que la compañía presente su próximo smartphone estrella, el Galaxy S8, en algún momento durante los próximo meses.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.