Es difícil olvidar esa campaña de Samsung en la que se burlaba cruel (e inteligentemente) de los fanboys de Apple. Se llamaba The Next Big Thing y fue ideada para presentar el Galaxy S3, hacer frente a Apple y ganarse el mercado estadounidense. Consiguió las tres cosas. De hecho, uno de los directivos de Samsung, Arno Lenior, jefe de marketing de la compañía en Australia, ha reconocido en una entrevista que la campaña marcó "un antes y después" para Samsung.

En palabras del directivo de Samsung a AdNews: "[De repente] Tienes a un fanboy tras otro diciendo: "No puedes publicar ese anuncio", y luego los fans de Samsung diciendo: "Sí, sí puedes", y empiezan a tener esa conversación, lo que es brillante. Ese anuncio ha sido increíble para nosotros, tanto a nivel global como aquí en Australia", explica.

En realidad, la clave del mensaje es que los anuncios fueron capaces de crear polémica, de poner el dedo en la llaga, de asegurar lo que otras compañías (y menos Samsung, con una cultura de miedo al fracaso, según Lenior, grabada en su ADN) no se atrevían a decir. Por supuesto, para hacer una campaña así necesitas argumentos detrás, necesitas que tu producto sea al menos tan bueno como el que ridiculizas. Y Samsung lo tenía. Aunque ahí, como en todo, también hay debate.

La surcoreana pubicó antes, para el lanzamiento del Galaxy S2, anuncios similares al de arriba, igual de brillantes, aunque el S3 fue el que realmente reventó el mercado:

Y Apple, a su manera, hizo algo parecido con Samsung en una WWDC (mucho antes su serie de anuncios PC vs Mac hicieron también historia):

Lo que no se puede negar es la valentía de Samsung en móviles. Hasta parece que ha creado escuela. Microsoft y Nokia ya hacen lo mismo. [AdNews vía TNW]