Imagen: AP

En Corea del Sur —donde Samsung representa el 20% del PIB y el 25% de las exportaciones— los poseedores del Note 7 podrán cambiar su móvil por un Galaxy S8 o un Note 8, dos terminales que aún no se han presentado.

De acuerdo con la agencia Reuters, la nueva oferta complementará a las opciones que Samsung ya ofrecía a los usuarios del Note 7 en Corea. Así, los clientes que devuelvan el problemático teléfono y se acojan al nuevo programa de renovaciones recibirán primero un S7 o S7 edge, que pagarán a mitad de precio (un año de contrato en lugar de dos), y antes de que pase el año podrán cambiarlo por un nuevo Galaxy S8 o Note 8.

De esta forma, Samsung desmiente los rumores sobre el fin de la gama Galaxy Note y la posible unificación de su línea de smartphones en la marca Galaxy S. Parece que, tras la presentación del S8 —que se espera para la primavera de 2017— volveremos a ver una versión de pantalla grande y con el lápiz S Pen como valor añadido, previsiblemente en el otoño de 2017.

Advertisement

Advertisement

En Corea, además del reembolso del terminal o el cambio por un Galaxy S7, Samsung ofrecía ya un incentivo de 100.000 wones ($88,39) a los clientes afectados por los problemas del Note 7. Lo mismo ocurre en Estados Unidos, donde la recompensa es de 100 dólares si cambias el Note 7 por otro terminal de Samsung. En países como España, el trato es distinto.

La compañía surcoreana aclaró que la disponibilidad de un programa de renovaciones como el de Corea en otros mercados dependerá de la situación en cada país, sin ofrecer más detalles sobre el tema. [Reuters]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.