Si lo conseguirá o no, ya es otro asunto, pero desde luego ambiciones no le faltan a la nueva plataforma de pago presentada por la coreana. Samsung Pay no se basa solo en NFC. Además, cuenta con otro sistema de conexión denominado Magnetic Secure Transmission (MST).

El NFC es un sistema de sobra conocido, pero aunque lleva años en el mercado, no está muy extendido, y menos en pagos. MST es un animal completamente diferente. Se trata de la tecnología desarrollada por la compañía LoopPay que Samsung adquirió recientemente precisamente para integrarla en sus móviles.

Una vez sincronizamos una tarjeta bancaria con el smartphone y la unimos a nuestra huella digital como autorización, LoopPay gestiona los pagos generando y emitiendo un código magnético que los lectores de tarjetas estándar pueden recibir. Basta acercar el móvil al lector. La comunicación, por supuesto, es cifrada, y tan segura (o no segura) como lo son las actuales transacciones con tarjeta bancaria. El funcionamiento exacto de la tecnología de LoopPay (ahora Samsung Pay) no lo veremos hasta dentro de unos meses. Samsung planea lanzar su nueva pasarela de pago en verano.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)