Samsung ha ofrecido hoy una conferencia sobre tecnologías de la salud en la que ha presentado su idea en materia de wearables para cuantificar nuestra salud en el futuro. La compañía ha presentado Simband, un ecosistema de sensores de código abierto pensados para construir una plataforma universal desde la que vigilar nuestras constantes vitales.

Simband no es un dispositivo que vaya a ponerse a la venta mañana. Se trata de una plataforma modular para desarrolladores cuyo diseño, electrónica y software son abiertos a cualquiera que quiera participar. Lo que Samsung ha creado es la base, una diminuta placa que aglutina las conexiones necesarias (WiFi y Bluetooth), y espacio para cualquier sensor concebible que pueda medir nuestras constantes vitales.

La primera idea es que esta placa pueda llevarse en algo parecido a una pulsera, o la correa de un smartwatch, pero la compañía está completamente abierta a otro tipo de wearables, o incluso a usos para Simband que no tengan por qué llevarse puestos. En el caso de la pulsera, la compañía ha presentado un módulo de batería capaz de cargarse con nuestros movimientos durante la noche.

Salud en la nube y Big Data

La propuesta de Samsung no se limita al hardware. Simband viene acompañada de una plataforma de software llamada SAMI que busca centralizar todos los datos que sean capaz de captar los sensores. Samsung se ha apresurado a asegurar que los datos de salud de cada usuario serán propiedad exclusiva de cada usuario. La compañía solo ofrece el espacio necesario para gestionar la plataforma, no es dueña de los datos, y no puede acceder a ellos.

Advertisement

La idea es que, al centralizar todos los datos disponibles sobre nuestra salud, podamos analizar esa información para generar patrones, predecir dolencias, o incluso enviar los datos a especialistas que puedan darles un sentido.

La nueva plataforma de salud de Samsung es realmente ambiciosa. No solo cuenta con el músculo empresarial de la compañía coreana, sino que su vocación de universalidad, y su filosofía de código abierto pueden convertirla rápidamente en un estándar dentro de un mercado que las grandes compañías tecnológicas aún no han explorado a fondo. De momento, la compañía ya ha anunciado la celebración de una conferencia mundial de desarrolladores a finales de este mismo año. El SDK de Simband y las APIs de SAMI estarán disponibles también muy pronto.