Durante los últimos dos años el ascenso de Samsung en telefonía móvil ha sido meteórico. La empresa es desde hace tiempo el mayor vendedor de smartphones del mundo. Pero las últimas cifras de la consultora IDC dejan al descubierto el creciente problema al que se enfrenta la compañía coreana.

Entre los cinco mayores fabricantes, Samsung es el único que ha vendido menos unidades que el pasado año. Ha pasado de 74,3 millones de unidades en el trimestre a 73,3. Su cuota de mercado también cae -pasa de 32,2% al 25,2%- pero en ese apartado no está solo. Aunque Apple ha vendido más iPhones que en el mismo periodo que 2013, también pierde peso en el mercado.

¿Qué está pasando? Se venden mucho más móviles pero quienes están aprovechando la marea creciente son los fabricantes chinos. Huawei ha doblado el número de teléfonos vendidos en un año. Lenovo adelanta a LG y se coloca ya en cuarta posición. Samsung ha tenido una mala primavera, con una recepción del Galaxy S5 más fría de lo esperado, pero lo que apuntan las cifras de IDC es que el motor de la telefonía está empezando a desplazarse desde Corea hacia China. [vía IDC]