El cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, sigue en uso hoy en día, pero es una base enorme y algunos de sus edificios están cerrados. Un equipo de Youtubers se ha colado en las instalaciones con un objetivo: visitar un transbordador espacial abandonado. El resultado es un vídeo brutal.

Huelga decir que la empresa de los responsables del canal Exploring the Unbeaten Path no es sencilla, ni legal, ni está exenta de peligros. Guardias del cosmódromo patrullan la base regularmente y a veces hasta revisan los edificios. El grupo entró de noche y durmió allí para poder grabar al día siguiente. Incluso hay varios momentos en el que tuvieron que esconderse cuando la patrulla pasó frente al edificio. Si los hubieran localizado es muy probable que ahora mismo estuvieran en una cárcel rusa acusados de entrar en propiedad privada o algo peor.

Por suerte, el equipo pudo entrar grabar y salir sin ser visto, y el resultado merece totalmente la pena. El hangar que visitaron es el lugar donde reposa uno de los últimos prototipos de transbordador Burán, la joya de la corona de la carrera espacial rusa en los años 80.

El transbordador origina OK-1K1 solo voló al espacio una vez. El programa espacial se canceló, y el vehículo resultó destruido durante una fuerte tormenta que derribó el techo del hangar sobre la astronave.

El equipo de Exploring the Unbeaten Path ha visitado los otros dos transbordadores que aún reposan en Baikonur. Se trata del OK-1K2 Ptichka, que no llegó a completarse y está en el edificio 80 del área 112a del cosmódromo. Lo acompaña el OK-4M, una réplica de ingeniería.

Advertisement

Advertisement

Si quieres visitar una de estas legendarias naves sin arriesgar el pellejo puedes hacerlo en el Museo Gagarin del propio cosmódromo, en el Museo de la Técnica de Speyer, en Alemania, o en el Parque Gorky de Moscú. Eso sí, probablemente no sea tan excitante. [vía Exploring the Unbeaten Path]