La noche del 18 de marzo de 1990 debía ser un día más en la vida de Richard Abath. Él era el guarda que velaba por las obras del Museo Isabella Stewart Gardner. Al día siguiente comenzaba una investigación policial que aún sigue abierta. Se había producido el mayor robo de arte de la historia.

Abath, por aquellas fechas un joven amante del rock que había decidido abandonar los estudios, pensó que esos dos hombre uniformados que se habían acercado al museo eran policías. Al abrir las puertas a los desconocidos rompió la primera regla que había subrayado en su testamento la señora Gardner, “pido respeto y que nadie, jamás, altere el orden de estas obras”.

El robo

El museo Isabella Stewart Gardner. Wikimedia Commons

El museo Isabella Stewart Gardner de Boston se creó en 1903. Isabella fue miembro de una familia acaudalada de origen irlandés que logró una colección de arte impresionante. Un espacio que cuenta actualmente con más de 2.500 obras de arte europeo, asiático y americano, muchas mundialmente famosas, aunque tristemente, el museo se hizo célebre por los hecho que tuvieron lugar hace más de 25 años.

Advertisement

Advertisement

Era poco más de la 1 de la mañana cuando Richard Abath escucha unos pasos. Desde el cristal observa como dos figuras se acercan hasta su puesto. Dos tipos vestidos de policía le dicen que han escuchado algo extraño y que quieren asegurarse que todo va bien dentro.

Tan pronto como Abath abrió las puertas, los dos hombres sacaron sus armas y apuntaron al joven. Le ordenaron que se le alejara del timbre de emergencia, luego lo llevaron al sótano y lo ataron. Durante los 80 minutos siguientes, los ladrones asaltaron las salas llenas de obras del museo, las cargaron en un vehículo que esperaba fuera y desaparecieron entre la lluvia.

Así quedaron algunos marcos tras el robo. Wikimedia Commons

Unas horas después aparecía en el museo Bryan Murphy, el guarda del turno de mañana. Nada más entrar se percató de que algo no iba bien. Para empezar, no estaba Abath. Mientras lo buscaba se dio cuenta de otro detalle: muchas de las salas tenían espacios vacíos en las paredes donde normalmente estaban las obras.

Advertisement

Faltaban cuadros de Rembrandt, de Vermeer, Manet o cinco trabajos de Edgar Degas. En algunas zonas, los marcos vacíos seguían colgando, quien quiera que fuera, había cortado obras de un valor incalculable.

Advertisement

Desde entonces hasta ahora, nadie sabe el paradero de las obras. En estos más de 25 años han existido varios acusados, hipótesis, teorías y pistas falsas. El crimen provocó una de las investigaciones más legendarias que se recuerden, una donde el FBI y numerosos grupos privados de detectives han tratado de encontrar los cuadros.

Se trata del mayor robo de obras en la historia de Estados Unidos. Un tesoro estimado en más de 500 millones de euros. Quizás por ello, hace pocos días el FBI elevaba la recompensa por una pista a 10 millones de dólares.

Wittman y cómo atrapar a un ladrón de arte

The Concert de Vermeer, una de las obras robadas. Wikimedia Commons

Robert Wittman tenía 35 años cuando ocurrió el robo. El hombre nació en Japón y creció en Baltimore, hijo de padre estadounidense y madre japonesa que trabajaban como anticuarios especializados en piezas japonesas. Cuando era un adolescente ya sabía distinguir entre cerámicas y dinastías, así que cuando se hizo mayor de edad, tenía claro cuál iba a ser su profesión: investigador en el mundo del arte.

Advertisement

Wittman terminó como jefe del departamento del FBI encargado de los casos de robos y desapariciones de piezas de arte. Un equipo donde todos deben pasar pruebas antes de entrar para reforzar su comprensión en el negocio del arte. Incluso Wittman, con su experiencia en antigüedades, tuvo que realizar el mismo proceso. Hoy se calcula que este operativo ha recuperado más de 2.500 piezas valoradas en cientos de millones.

Por supuesto, todas las piezas que persiguen no son glamurosas. De hecho, casi el 25% del trabajo significa ir a la caza de artículos que no son únicos, aunque representan una parte importante del mercado negro.

The Storm on the Sea of Galilee de Rembrandt, una de las obras robadas. Wikimedia Commons

Después están las piezas que se consideran obras maestras. Un ejemplo muy gráfico es la Mona Lisa de Da Vinci. La mítica obra fue recuperada 28 meses después de que fuera robada del Louvre en 1911, Algo parecido ocurrió con El Grito de Munch. El artista creó hasta cuatro versiones de la pintura, dos de las cuales fueron robadas y se recuperaron en los últimos 20 años.

Advertisement

Sin embargo, el problema para los ladrones de este tipo de obras tan especiales e históricas es que resultan casi imposible de vender en el mercado excepto, claro está, a un rico amante del arte que quiera saborearlas desde el sótano cerrado de su mansión. Siendo así, ¿qué les lleva a estos ladrones a robar piezas que son tan difíciles de vender?

Advertisement

Los expertos en este tipo de crimen apuntan a dos líneas muy claras. Por un lado, las piezas se pueden utilizar como moneda de cambio para todo tipo de negociaciones. Mientras que puede resultar muy difícil llenar una maleta con 100 millones en efectivo, con un par de obras tendrías el mismo montante en una mano. En segundo lugar y quizás más importante, porque el robo de arte no implica penas muy altas, sobre todo en comparación con la posible recompensa.

A Lady and Gentleman in Black de Rembrandt, otra de las obras desaparecidas. Wikimedia Commons

Para atrapar a un ladrón de este tipo es frecuente utilizar un informante o un criminal que coopere para presentar al investigador a un traficante de arte. En este sentido es muy similar a lo que vemos en las películas, hay que cultivar lazos e implica una preparación cuidadosa junto a un montón de viajes. El mismo Witttman, ahora retirado del FBI, explicaba en sus memorias, Priceless, lo siguiente:

Durante la investigación del caso Gardner llegué a pasar un tercio del año en habitaciones de hotel. Puede sonar excesivo, pero esos viaje son clave. Durante un período de 20 años recuperé más de 300 millones de dólares de arte robado y reliquias culturales, incluyendo herramientas nativas americanas y el diario de un general nazi clave. Mi vida siempre fue una cacería.

Probablemente el mejor momento de mi carrera ocurrió cuando recuperé un Rembrandt del Museo Nacional de Suecia. Ese día saboreé la victoria, y esperaba una conclusión similar para el caso Gardner, especialmente cuando un ladrón se ofreció a venderme las pinturas.

La investigación Gardner

Dibujos de los sospechosos

Es curioso, a pesar de su misticismo, el robo del Museo Gardner siempre ha desconcertado a los investigadores debido a su “crudeza”. Para empezar, los ladrones dejaron atrás algunas de las obras más valiosas del museo. El corte de dos Rembrandt de sus marcos sugería que no eran conscientes del daño que sufre una obra de arte (y su valor) por ese simple motivo.

Advertisement

Advertisement

El otro elemento que hace del caso algo inusual es su longevidad. Según explicaba el ex agente del FBI:

Lo que es realmente sospechoso, es que a pesar de que ha pasado toda una generación, no ha vuelto a aparecer una sola de las obras en el mercado. Y no creo que nadie las haya destruido, eso ocurre rara vez.

Durante 15 años, la policía fue dando palos de ciego, pero en el 2005 parecía que por fin tenían algo. Ese año, el equipo de Witmann siguió una pista que los acercó a las obras más de lo que cualquiera había llegado hasta la fecha. Mientras el agente estaba en París para una conferencia, recibió un aviso de un policía francés.

Landscape with an Obelisk de Govert Flinck, otra de las obras robadas. Wikimedia Commons

A través de escuchas telefónicas, las autoridades francesas vigilaron a un par de sospechosos. La policía afirmaba que los hombres tenían vínculos con el crimen organizado en Córcega, aunque hora vivían en Miami. Sospechaban que los dos estaban relacionados con el robo de Gardner porque, como señal de orgullo, los ladrones del robo de 1990 habían sustraído también una bandera napoleónica (Napoleón era corso).

Advertisement

Advertisement

Un policía francés que trabajaba encubierto arregló un encuentro entre los supuestos criminales y Wittman, quién se haría pasar por un marchante de arte. El agente voló a Miami y allí les esperaban ambos. Tal y como explica en su libro:

Me metieron en un Rolls-Royce. Uno de ellos era un hombre bajo y gordo de unos 50 años. Un equipo de vigilancia del FBI seguía al coche desde lo lejos.

Aquella noche Wittmann recuerda que fueron a cenar a un restaurante de lujo en Miami. Comieron marisco y hablaron de manera distendida para conocerse, pero apenas trataron negocios, quedaron en volver a reunirse al día siguiente. Según el agente:

La Sortie de Pesage de Degas, obra robada en el robo de 1990

Uno de ellos me pidió que retirara la batería de mi teléfono para asegurarse de que la conversación no estaba siendo grabada y era privada. Luego me dijeron que podían conseguirme tres o cuatro pinturas, entre ellas un Rembrandt, un Vermeer y un Monet. También me dijeron que las pinturas habían sido robadas hacía varios años. Pregunté a los hombre por la procedencia. Ellos me respondieron que “de un museo en Estados Unidos”. Pedían 10 millones por las obras.

Al año siguiente los tres hombres se reunieron varias veces más. Wittman no creía que aquellos tipos hubieran robado en el museo, veía más probable que se tratara de intermediarios. El engaño continuó unos meses más hasta que el equipo del FBI pudo trazar un plan.

Advertisement

Advertisement

El equipo de Wittman inventó un elaborado encuentro llevando a los tipos hasta un yate amarrado en Miami. En el barco les esperaba una fiesta donde debía cerrarse el trato, pero el encuentro falló. Una discusión en los términos de un cuadro supuso que aquellos tipos salieran del barco y nunca más se supo de ellos. Además, un año después la policía de París reveló de manera accidental el trabajo encubierto de Wittman, quién poco después dijo adiós a su carrera como agente del FBI.

Autorretrato de Rembrandt, otra de las obras robadas. Wikimedia Commons

Lo cierto es que desde 1990 la agencia ha identificado a varios posibles sospechosos, entre ellos los mafiosos R. Guarente y R. Gentile, ya fallecidos. Los federales creen que los ladrones eran miembros de una organización criminal del noroeste de Estados Unidos. Incluso hay quien piensa que en el robo estaba implicado el famoso gánster Bobby Donati, asesinado en 1991.

Advertisement

Sea como fuere, el destino de las obras sigue siendo un misterio. Wittman cree que las pinturas están en Europa y duda que el FBI realmente sepa quiénes fueron los ladrones originales.

En un último intento por dar con las obras, el FBI anunció hace unos días que elevaba la cantidad de la recompensa a 10 millones de dólares. Si por casualidad tienes esa valiosa información, te queda poco más de medio año para que expire la oferta. El 31 de diciembre se pone fin. Y quién sabe si también a esta legendaria búsqueda. [Wikipedia, Museo Isabella Stewart Gardner, Smithsonian]