Seis preguntas imprescindibles sobre la PlayStation 4S

Pese a haber hecho su debut hace meses, aún quedan muchos detalles por conocer sobre la PS4. El habitual tira y afloja entre Sony y Microsoft por ver qué hace el otro antes de mover ficha se tradujo en que, de la PS4, apenas conocemos un poco el mando y cuatro datos técnicos. A medida que se acerca el E3 nos asaltan cada vez más preguntas sobre la nueva consola de Sony. Estas son las que más nos quitan el sueño.

¿Qué aspecto tiene?

Seis preguntas imprescindibles sobre la PlayStation 4S

Lo sabemos. Esta es una pregunta más morbosa que necesaria, pero el vídeo en el que Sony nos enseñó cuatro míseras aristas de la PS4 nos ha dejado con ganas de más.

Una consola bonita siempre es un punto a favor. La Xbox One ha sido ampliamente criticada, entre otras cosas, por su diseño tan minimalista. Por otra parte, el diseño influye en el rendimiento y en dónde y cómo está instalado el hardware.

¿Cómo será su almacenamiento?

Nunca hay suficiente espacio para guardar todas esas partidas y películas. Sony ha asegurado que el disco duro de la PS4 es muy grande, pero a nosotros nos preocupan más las posibilidades de expansión.

¿Se podrá hacer bricolaje y cambiar de unidad, como en PS3? ¿Se podrán conectar unidades externas? La nube... la nube bien, gracias pero ¿cómo dices que es el almacenamiento local?

¿Cómo se integra PlayStation Eye?

Seis preguntas imprescindibles sobre la PlayStation 4S

Nadie le daba la más mínima importancia a Kinect hasta que Microsoft lo convirtió en parte integrante de la interfaz y en inesperado vigilante de nuestros movimientos en el salón. Se sabe que PlayStation Eye y la realidad aumentada serán una parte importante de PS4 pero ¿Cómo de importante?

Sony, por tu madre, recuerda que los gamers prefieren tumbarse en el sofá con un mando, no desgañitarse haciendo gestos a la consola para arrancar un juego. El entretenimiento familiar está muy bien y todo eso, pero menos saltitos y más Call of Duty.

¿Será gratis el juego online?

En PS3 lo es (más o menos) y, después de lo que Sony ha criticado a Microsoft por ello, si ahora empieza a cobrar una suscripción más de uno se va a enfadar. Por supuesto, todo depende de lo que Microsoft haga en el E3. Ambas marcas están vigilándose muy estrechamente y el futuro del juego online dependerá mucho de lo que haga el de enfrente.

¿Qué pasará con los juegos usados?

A día de hoy, sospecho que lo de si los juegos usados se podrán prestar, regalar o revender libremente en Xbox One no lo saben ni en Microsoft. El batiburrillo de información contrasta con el silencio sepulcral que guarda Sony al respecto, sólo roto por algún cachondeo ocasional.

Entre los escenarios posibles está que Sony anuncie libertad total y Microsoft de marcha atrás aludiendo que les entendimos mal, o que Sony se sume al control férreo del mercado y haya disturbios en las calles.

¿Estás conmigo o contra mi?

Microsoft ha abierto fuego primero, y ello le ha valido no pocas críticas, muchas de las cuales, por cierto, terminarán en un geek muy enfurruñado pasando por caja. Ahora mismo sería fácil para Sony unirse a Microsoft y adoptar medidas impopulares porque tienen la excusa de no ser los primeros.

La otra opción de la japonesa es tirar a matar y dotar a la PS4 de todas las libertades cuya ausencia ha molestado tanto en Xbox One. El CEO de Sony, Kaz Hirai, ha asegurado que la PS4 es, sobre todo y ante todo, una consola. Eso parece alejarse completamente del camino emprendido por Microsoft hacia convertir la Xbox One en un centro multimedia con algunos videojuegos.

Sin embargo, no hay que olvidar que Sony es una empresa y que no va a tomar decisiones que no le sean beneficiosas sólo por fastidiar a la competencia. ¿O sí? Ya lo hizo vendiendo PS3 por debajo de su precio. Algo nos dice que no vamos a descansar tranquilos hasta que llegue el E3.