El 10 de enero moría David Bowie. La última semana de diciembre fallecieron Carrie Fisher y su madre, Debbie Reynolds. Durante los 12 meses intermedios se marcharon tantos otros ídolos que la frase “¡maldita sea, 2016!” se convirtió en un meme. ¿De verdad murió más gente famosa en 2016 que en años anteriores?

Nuestro compañero James O Malley de Gizmodo UK ha hecho las cuentas que lo confirman: 2016 fue un año especialmente funesto para las celebridades. ¿Cómo calcularlo sin entrar a debatir quién es famoso y quién no? Mediante las páginas de la muerte de la Wikipedia, unas necrológicas que mezclan personajes de todos los ámbitos —desde la astronomía hasta la revolución cubana—, pero que al mismo tiempo exigen cierta notabilidad para salir publicado.

Advertisement

Según la Wikipedia, entre 2010 y 2016 murieron 39.313 personas notables. James procesó los datos y dibujó un gráfico que muestra acumuladas las muertes de cada uno de los años. El eje Y representa el número de muertes y el eje X el número de días, ya que los años bisiestos no permiten comparar directamente las fechas.

Lo que nos dice el gráfico es que 2016 fue solo ligeramente peor que los años anteriores en cuanto a muertes notables. Es normal, cada vez hay más gente y cada vez hay más famosos. ¿Está exagerada entonces la mala fama de 2016? Bueno, primero tendríamos que ver lo que ocurre cuando solo comparamos las muertes de gente muy famosa, que al fin y al cabo son las que llegan a las portadas de las noticias y encienden las redes sociales.

Advertisement

Pero ¿cómo decidimos cuán famosa es una persona? ¿Cómo sabemos si Prince, que vendió millones de discos, es más famoso que Carrie Fisher, que protagonizó una de las películas más importantes de todos los tiempos? ¿Y cómo los comparamos con Fidel Castro, que poco tiene que ver con el mundo del espectáculo?

De nuevo, James recurrió a la Wikipedia. Se le ocurrió dar una puntuación a cada muerte según el número de páginas que enlazan a la biografía del famoso. Asumimos que, cuantos más enlaces lleguen a su página, más famoso será el personaje (una especie de pagerank de la muerte). Por ejemplo, más de 5500 páginas de Wikipedia enlazan a la página de David Bowie, 2200 a la de Muhammad Ali y unas 600 a la de Vera Rubin.

En este segundo gráfico lo que se acumula no es el número de muertes sino una “puntuación de notabilidad” provista por el número de enlaces a las páginas de los fallecidos en la Wikipedia. 2016 se dispara, hay un abismo enorme con los años anteriores. Estábamos en lo cierto: la fama colectiva de todos los personajes que murieron el año pasado es mucho mayor que la del resto de años recientes.

Pero aún podemos ajustar un poco más estos números, eliminando del gráfico a las personas con menos de 500 “puntos de notabilidad” y dejando exclusivamente a las auténticas celebridades. 2016 vuelve a ser el año más letal de toda la década, solo desafiado por las muertes de Leonard Nimoy y Terry Pratchett en 2015.

La Wikipedia en inglés no es perfecta y tiene sus propios sesgos (por ejemplo, se le da más importancia al mundo anglosajón), pero los datos son lo suficientemente buenos para aceptar el análisis. Y no es el único análisis. La BBC ha revelado que en 2016 publicó un 30% más obituarios ya preparados que el año anterior.

Advertisement

La realidad es que cada vez hay más famosos y las personas que iniciaron esa tendencia en los 60, los 70 e incluso los 80 gracias al cine, la televisión y la música se van a morir (dependiendo del estilo de vida que llevaran) hoy, mañana y en los años venideros.

Sí, ha muerto más gente famosa en 2016 que en años anteriores. Pero no ha sido 2016 quien los ha matado sino el tiempo. [Gizmodo UK]