No es ningún secreto que el universo de Pokémon es bastante absurdo. Pero más allá de eso en los juegos ocurren algunas cosas de las que agradecemos no habernos percatado cuando eramos niños. Son títulos bastante oscuros, perturbadores e incluso están llenos de doble sentido, ese que no puede evitar ver cuando eres adulto.

Y los juegos más nuevos de la saga, Pokémon Sol y Pokémon Luna no son la excepción. Los títulos están llenos de descripciones bastante deprimentes para sus criaturas, además de algunos pokémon macabros y que llamarán tu atención por otra cosa más que ser adorables o tener poderes interesante.

Por ejemplo, tenemos a Mimikyu

Este pokémon que se parece un poco al conocido Pikachu en realidad lo hace porque lleva un disfraz y maquillaje. Su apariencia es desconocida. Según su descripción en la pokédex: “Un investigador llegó a ver lo que había debajo del andrajo quedó aterrorizado y murió de la sorpresa”. Sí, murió al ver un pokémon.

Advertisement

Advertisement

En el anime la cosa se torna aún más oscura, dado que aseguran que Mimikyu no se viste como Pikachu por diversión, sino que es lo que más odia hacer en el mundo. ¿Por qué lo lleva, masoquismo?

También tenemos a Bewear:

Este pokémon disfruta de abrazar a sus compañeros, pero al hacerlo suele asesinarlos debido a que la criatura tiene espinas por todo el cuerpo. Es una muerte con amor, supongo.

Y finalmente, Marowak:

Un pokémon que está cubierto de los huesos de su madre.

Sponsored

En general pokémon puede ser bastante oscuro, pero por otro lado también puede contener chistes dirigidos a los mal pensados del público.

Y es que, ¿puedes evitar pensar en algo “sucio” al ver esta escena del juego?

¿Y qué dices de esta escena?

En general el juego tiene mucho contenido dirigido a los más jugadores más adultos, así los niños no se percaten de eso. Comenzando por el Profesor Kukui que se la pasa con la bata abierta y sin camisa debajo de ella, persiguiendo a las chicas.

Y finalmente, tenemos momentos muy oscuros y perturbadores en el juego:

Como cuando un entrenador se sacrificó a sí mismo para salvar a su Machamp de un accidente de tránsito.

“Mi esposo hizo que Machamp regresara a su pokéball al momento del accidente, y así el pokémon pudo sobrevivir. Pero no mi esposo. Y desde entonces Machamp odia estar en su pokéball.”

O las historias de posible abuso doméstico en los hogares del pueblo:

“Intenté corregir el comportamiento de mi hijo pero cuando lo hice en realidad yo fui quien recibió la paliza.”

O las dudas existenciales en el juego:

“¿Qué le ocurre a las conciencias de los pokémon cuando están en la caja de la PC?”

Como siempre, los títulos de la saga Pokémon nos sorprende siendo mucho más que juegos para niños. Hay mucho material perturbador en cada uno de ellos. [vía Verge / Kotaku / Reddit]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.