Fumar en shisha es una moda en pleno auge. Las estilizadas pipas de agua invitan a relajarse entre amigos y a disfrutar del penetrante aroma dulzón del tabaco que se usa en ellas. La cuestión es que existe la creencia de que fumar cachimba es más sano que los cigarrillos tradicionales. No es cierto.

La pipa de agua tiene muchos nombres en función del país en el que se usa (shisha, narguile, cachimba, hookah...), pero todos los nombres se refieren al mismo instrumento, que es una especie de jarrón con una cazoleta en la parte superior que sirve para quemar tabaco y fumarlo después de que el humo pase por un sistema de tubos y una pequeña cantidad de agua que actúa como supuesto filtro. Las shishas se inventaron en Persia y la India hacia el año 1600, poco después de que los europeos introdujeran la planta del tabaco en esas regiones.

Shishas en una tetería de Dubai. Foto: traveljunction / Flickr, bajo licencia Creative Commons.

¿Hasta qué punto es más o menos perjudicial fumar en pipa de agua? A continuación desmentimos algunos mitos al respecto:

Fumar en shisha no está regulado en Estados Unidos porque es como no fumar

Una cosa es que compres un tabaco que no ha pasado por aduanas y otra muy diferente que sea sano. Una cosa es que puedas comprar una cachimba como objeto decorativo sin demostrar que eres mayor de edad, y otra muy diferente que sea bueno que fumes en ella.

Advertisement

Advertisement

En Estados Unidos no existe una regulación firme sobre las pipas de agua como la que existe sobre los cigarrillos por una sencilla razón: Es muy difícil establecer un estándar. Las pipas de agua varían en tamaño. Se usan con agua y a veces con otros líquidos como jugos de fruta o incluso bebidas alcohólicas. El volumen de la cazoleta y la composición del carbón varía. El tipo de tabaco también. Todo esto hace que la FDA tenga muchos problemas para establecer unas dosis precisa y por tanto para regular su consumo de forma general.

Fumar en shisha es más sano porque el tabaco está mezclado con vapor de agua

La temperatura del humo del tabaco que baja por el tubo desde el carbón en la parte superior es completamente insuficiente para generar vapor de agua. Fumar en pipa de agua no tiene nada que ver con vapear, y lo que se inhala es humo de la combustión del tabaco puro y duro. Cero vapor de agua.

Fumar en pipa es más sano porque el agua filtra el humo del tabaco

Es uno de los mitos más persistentes en torno a las shishas y no es para menos, porque forma parte de la esencia del invento. La idea de hacer pasar el humo por agua se la debemos a Hakim Abul Fath Gilani, médico de la corte en el Imperio Mughal, en La India. La realidad es que el agua concentra el humo y su sabor, pero no filtra nada. La propia Organización Mundial de la Salud alerta de que no existe ningún mecanismo que haga que fumar en pipa de agua exponga al fumador a menos sustancias tóxicas que los cigarrillos normales.

Fumar en pipa es más sano porque el humo se enfría antes de entrar en los pulmones

Otro de los grandes mitos de la shisha es que enfría el humo del tabaco. Eso es cierto, pero de ahí a que sea más sano hay un trecho muy largo. Los compuestos cancerígenos siguen estando ahí, y lo que es peor, están en mayor dosis si lo relacionamos con el tiempo de exposición. Un cigarrillo se fuma en cinco minutos, pero una shisha no. Un estudio de la Universidad de Pittsburgh encontró que, comparada con un cigarrillo, una sesión de fumar en shisha proporciona:

  • 125 veces más humo
  • 25 veces más alquitrán
  • 2,5 veces más nicotina
  • 10 veces más monóxido de carbono

El CDC amplia este dato hablando de inhalaciones. Un fumador inhala un cigarrillo alrededor de 20 veces (Entre 500 y 600 ml de humo). Una sesión media de shisha proporciona alrededor de 200 inhalaciones. (90.000 ml de humo).

Mezcla de tabaco para pipa. Foto: David Dennis / Flickr, bajo licencia Creative Commons

Fumar en shisha no produce adicción porque casi no tiene nicotina

Solo hay que ver el punto anterior. Puede que no sea tanta nicotina como si estuviéramos el mismo tiempo fumando cigarrillos, pero sigue teniendo nicotina, y es una sustancia adictiva.

Advertisement

Advertisement

Hay un problema adicional, el tabaco para shisha (una mezcla de hojas de tabaco remojadas con algún tipo de sustancia azucarada como la miel, y aderezadas con esencias aromáticas) suele proceder de países donde la regulación en materia de etiquetado es bastante laxa. Un estudio de la Universidad de Buffalo descubrió que las dosis de nicotina o alquitrán que figuran en las etiquetas de no pocas marcas de tabaco para shisha son completamente incorrectas. En algunos casos, la dosis real excede en más de un 200% lo que dice la etiqueta.

Usar carbones eléctricos elimina los problemas de fumar en shisha

Una de las principales preocupaciones de los fumadores de Shisha es el uso de pastillas de carbón para encender el tabaco porque, además de inhalar el humo del tabaco, estamos inhalando el gas producto de la combustión del carbón.

El carbón que se utilizan las pipas de agua contiene metales pesados que pueden suponer un riesgo importante para la salud en caso de ser inhalados. Para evitarlo, y por comodidad, algunos fumadores de shisha han comenzado a utilizar carbones eléctricos. Se trata de pequeños dispositivos con forma de cazoleta que calientan el tabaco mediante una resistencia. No hace falta carbón, la mezcla arde mejor y no se ensucia el suelo con ceniza, pero ¿cómo afectan a la salud?

Un ejemplo de carbón eléctrico para Shisha

Un nuevo estudio de la Universidad de Cincinnati ha descubierto que el efecto sobre la salud de usar carbones eléctricos es aún más adverso. En 24 horas, el humo proveniente de carbón normal mata el 10% de las células de tejido pulmonar de un cultivo, el carbón rico en metales pesados tóxicos mata el 25% de las células. La resistencia mata nada menos que al 80%, todo ello sin cambiar de tabaco.

Advertisement

Advertisement

La hipótesis del estudio es que la mayor parte del daño pulmonar no lo causan los metales pesados del carbón, sino los hidrocarburos volátiles del propio tabaco y la diferencia está en la temperatura. Los carbones normales se calientan cuando el usuario aspira, pero luego se enfrían. La resistencia, en cambio, mantiene una temperatura constante muy elevada, lo que contribuye a generar muchos más hidrocarburos tóxicos, pero esos compuestos están en el tabaco, no en el carbón. De hecho, otro estudio comparativo ha encontrado que el humo de shisha no tiene tantos metales pesados como el de los cigarrillos.

Foto: Jan Krömer / Flickr, bajo licencia Creative Commons

Una hora de shisha, expresada en cigarrillos

En definitiva, que fumar shisha no es sano, ni es más sano que fumar cigarrillos. Es difícil expresar la dosis de nicotina y sustancias tóxicas de una shisha en cigarrillos, pero algunos investigadores como los de la Universidad de Maryland estiman que una sesión de pipa de agua de entre 4o minutos y una hora equivale a fumarse un paquete entero de 20 cigarrillos.

Advertisement

Si compartimos la cachimba, la cantidad se reparte, pero entonces entra en juego otro factor del que ya alertan en el CDC: las enfermedades infecciosas derivadas de compartir la misma boquilla con otras personas. Todo esto, para concluir, no quiere decir que fumar en cachimba vaya a matarte mañana, pero es una actividad que no debe asociarse nunca a llevar una vida sana, por muy de moda que esté.