Este es uno de esos consejos que parece sentido común pero que por lo visto no todo el mundo tiene en cuenta: si tienes pantalones ajustados no pongas nada grande y delgado en los bolsillos si no quieres que se deforme cuando te sientas. Con mucha más razón si ese objeto grande y delgado es el carísimo ordenador de bolsillo con el que lees el correo electrónico y ves fotos de gatos en la red. ¿A qué viene esto? Algunos usuarios se han quejado de que sus nuevos y flamantes iPhone 6 Plus han empezado a doblarse tras pasar unas horas en los bolsillos.

Lo más interesante del caso es que no es una experiencia nueva. Desde que los teléfonos pasaron de las cinco pulgadas de pantalla se han visto quejas en varios foros sobre el fenómeno. En el caso del iPhone también las hubo con el iPhone 5 y 5s, y eso que no son especialmente grandes.

Incluso un teléfono que parece encajar cómodamente en el bolsillo cuando estamos de pie puede sufrir una gran tensión al sentarnos. Los bolsillos muy holgados pueden ser también un problema. Si el teléfono se desliza a una posición horizontal, perpendicular al eje de la pierna, al sentarnos la tensión sobre los extremos puede ser muy alta. Puede, además, que el iPhone 6 Plus sea especialmente sensible a este problema. Después de todo es un teléfono muy delgado y fabricado en aluminio.

Advertisement

Independientemente de la marca de phablet elegida la mejor solución es buscar pantalones menos ajustados, usar una carcasa semirígida o rígida o, si el teléfono es demasiado grande, llevarlo en un bolso o el bolsillo interior de una chaqueta. [vía Macrumors]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)