Parece que la idea de estrellar un módulo científico sobre la superficie de Marte no ha ido tan bien como esperaban en la Agencia Espacial Europea. El módulo Schiaparelli dejó de transmitir segundos antes de tocar la superficie de Marte y todavía no han logrado recuperar la señal.

En la rueda de prensa que la ESA acaba de ofrecer, sus científicos reconocen que no tienen ni idea de lo que le ha ocurrido al pequeño módulo que formaba parte de la misión ExoMars. La sonda Trace Gas Orbiter (TGO), que era el otro 50% de la misión, sí que ha logrado acoplarse con éxito a la órbita de Marte y comenzó a transmitir con normalidad a las 20:30 horas del día 19.

Con Schiaparelli no ha habido tanta suerte. Algo ha fallado en los últimos segundos del aterrizaje. La ESA aún está estudiando los datos de telemetría enviados antes de perder el contacto. Un análisis preliminar de esos datos y de las observaciones realizadas mediante el telescopio GMRT de la India revelan que el escudo térmico funcionó bien y que el paracaídas también se desplegó como estaba previsto.

Región dónde se supone que debía haber aterrizado el módulo.

Los datos se pierden poco después de desprenderse del escudo térmico. El problema podría estar en los impulsores que debían frenar el descenso. Al parecer, no se mantuvieron encendidos el tiempo suficiente. Otra versión apunta a que quizá lo hicieron a demasiada altura. Hasta que no lleguen a la Tierra el resto de datos (y con suerte alguna foto tomada por el módulo) no sabremos más.

Advertisement

Advertisement

Pese al fracaso de esa parte de la misión, la ESA ha recalcado que el aterrizaje era solo una parte relativamente pequeña de ExoMars y que este tipo de pruebas se realizan precisamente para pulir los sistemas de cara a misiones futuras. [vía ESA]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.