Sony acaba de anunciar novedades en el frente de fotografía y algunas son jugosas. ¿La mejor? Su nueva cámara sin espejo y apariencia de réflex digital A3000 de objetivos intercambiables es una gran opción de entrada: 400 euros/dólares, con el kit estándar de 18-55 mm f/3.5-5.6. Un precio equiparable a algunos de los modelos avanzados de Canon. ¿Qué hay detrás?

La A3000 es una especie de DSLR compacta y relativamente barata para sus especificaciones, pensada para fotógrafos no profesionales que buscan calidad de imagen y objetivos intercambiables. En realidad, estamos ante una cámara sin espejo "compacta" de entrada pero con objetivos intercambiables.

Además del precio competitivo, lo mejor es que la cámara es compatible con una amplia gama de objetivos intercambiables con montura tipo E en lugar de los de tipo A que suelen utilizar las verdaderas cámaras DSLR de Sony.

Advertisement

Las especificaciones son buenas, pero tampoco espectaculares. Cuenta con visor electrónico Tru-Finder (cobertura del 100%), sensor APS-C de 20,1 megapíxeles y todos los controles que esperarías en una DSLR, incluido el dial de modos P/A/S/M. La cámara es compacta y manejable y graba vídeo en Full HD (1920 x 1080) bien a 24 o 60 fotogramas por segundo. La pantalla es LCD de 3 pulgadas (no es táctil) y resolución de 230.400 píxeles.

En definitiva, lo mejor de la A3000 es sin duda su precio: 400 euros/dólares (disponible a partir de Septiembre), algo que su competencia similar, como la Canon EOS SL1, de unos 650 euros/dólares, no puede igualar.

Sony NEX-5T

La otra novedad, aunque no con tantas sorpresas, es la actualización de su gama NEX, con la NEX-5T, una compacta de bolsillo cuyo principal reclamo es que ahora incluye conectividad NFC y conexión WiFi más rápida y sencilla.

Advertisement

La NEX-5T te costará 700 euros/dólares con el kit estándar de lente de 16-50 mm (0 550 euros/dólares sin él). Cuenta con sensor CMOS Exmor APS HD de 16 megapíxeles y utiliza un enfoque híbrido, combinando el automático con el de detección de fases para seguir el rastro a objetos o personas en movimiento. Lo más interesante sin duda es la conectividad NFC, lo que facilitará la sincronización con smartphones o cualquier equipo compatible con NFC.

Por lo demás, la cámara es muy similar a la Sony NEX-5R, con el mismo sensor y el mismo autofoco híbrido mencionado. Cuenta con una pantalla abatible LCD táctil, capaz de girar 180 grados (ideal para los autoretratos) y graba vídeo en Full HD, aunque no a 60 fps.

La otra diferencia clave respecto a modelos anteriores es su conectividad WiFi, mucho más rápida y sencilla (por ejemplo, detecta automáticamente redes disponibles y se conecta). Si tienes 700 euros/dólares y buscas una compacta, la NEX-5T es una gran opción. Disponible a partir de Septiembre.